Mick Schumacher es un piloto del agrado de varias escuderías de la Fórmula 1. EL hijo del heptacampeón, Michael Schumacher se está empezando a ganar su nombre propio en la categoría y, a pesar de estar en Haas, uno de los equipos más débiles, su manera de conducir ha llamado la atención.

Hasta tal punto que el director de la escudería Williams, Jost Capito, ha ofrecido un futuro en Grove abiertamente el piloto alemán, a pesar de tener su continuidad cerrada en el equipo estadounidense para 2022, junto a Nikita Mazepin.

Mick Schumacher, que fue campeón de la Fórmula 3 Europea en 2018 y de la Fórmula 2 en 2020, aterrizó el presente curso en la Fórmula 1 de la mano de Haas, con el apoyo de la academia de Ferrari. Sin espacio en otros equipos para progresar a pasos más adelantados, el germano se vio obligado a renovar con el equipo estadounidense para 2022.

Pero en Williams se les hace agua la boca pensando en el alemán como piloto de la escudería inglesa: "Mick es un piloto en el que tenemos un ojo puesto. Es un buen chico y se merece un coche en el que pueda ganar. Estoy convencido de que eso sucederá. Y si es con Williams, mejor todavía", ha explicado Capito.

Williams no tiene a ningún piloto confirmado para 2023, año en el que Schumacher quedaría libre de sus obligaciones en Haas. George Russell abandona el equipo para recalar en Mercedes, mientras que Nicholas Latifi y Alexander Albon serán los pilotos para el año que viene.

De todas formas, la intención de Schumacher sea seguramente ir hacia Ferrari, de cuya Academia es miembro actual, y donde el contrato de Charles Leclerc se prolonga hasta 2024, pero el de Carlos Sainz, por el momento, caduca en 2022.