Pocos jugadores han tenido un impacto como el que tuvo Albert Pujols en la historia de la MLB, más siendo extranjero en tierras norteamericanas. Y aún así, la historia pudo haber sido totalmente diferente según cuenta el mismo dominicano. Un momento incómodo donde pensó que su llegada a las Ligas Mayores se iba a truncar.

Corría el año 2000 y Pujols, seleccionado por los Cardinals en el Draft del año anterior en la decimotercera ronda, se encontraba progresando en las Ligas Menores en varios equipos de St. Louis, ascendiendo desde la Liga A a la Triple A.

Durante la temporada de 2001, tras el campus de entrenamiento, el equipo se preparaba para enviar a Pujols nuevamente a Memphis Redbirds. Sin embargo, el gran desempeño de Pujols, en combinación con lesiones en el roster de Grandes Ligas hacía dudar a la dirigencia de los Cardinals sobre la situación del dominicano.

Según cuenta el pelotero, una mañana caminaba hacia los vestuarios y vio que, en el sector derecho del mismo, donde se encontraba su casillero, no estaban colocado ni su nombre ni sus pertenencias, lo cual solo podía significar que había sido finalmente bajado a Ligas Menores tras no convencer a los directivos.

 Albert Pujols jugó diez temproadas para los Cardinals
Albert Pujols jugó diez temproadas para los Cardinals

Tal es así, que Pujols se dirigió al despacho del coach Tony LaRussa y comenzó a agradecerle por la oportunidad que le había dado y que iba a tratar de hacerlo mejor para la ocasión siguiente, sin darse cuenta de que LaRussa no entendía nada de lo que sucedía.

El dominicano recuerda que cuando dejó de hablar luego de un par de minutos sin parar, LaRussa le preguntó a qué iba todo esto. Pujols le mencionó que sus pertenencias ya no estaban por lo que pensó que había sido enviado de nuevo a las Ligas Menores.

En ese momento, el coach comenzó a reir y le explicó que sus cosas ahora estaban en lado izquierdo, donde se ubicaban los jugadores del roster oficial de Ligas Mayores, lo cual significaba que lo habían ascendido. Pujols, así, se había convertido definitivamente en jugador de los Cardinals.

Finalmente los directivos de St. Louis decidieron incluirlo en el roster principal y no se arrepintieron, ya que Albert Pujols se convirtió en el extranjero más rentable de la MLB y en uno de los jugadores más importantes de la historia del beisbol mundial. Pero incluso Pujols mismo temió por su futuro. Aunque esa historia, quedo simplemente como una anécdota.