El zurdo dominicano Framber Valdez abrirá para los Astros de Houston en el segundo juego de la serie divisional de la Liga Americana el viernes ante los Medias Blancas de Chicago.

El mánager Dusty Baker anunció la decisión el martes, pero no reveló su rotación más allá de que el segundo partido anteriormente había indicado que era para Lance McCullers Jr. que abrirá la serie el jueves.

Valdez se apuntó 11 victorias esta temporada, un tope personal, con 125 ponches y efectividad de 3.14 en 22 aperturas. Fue su mejor campaña desde su año de novato en 2018.

El lanzador de 27 años se perdió los primeros 49 juegos de la temporada tras fracturarse el dedo índice izquierdo en su primer salida en los entrenamientos de primavera.

Debutó el año pasado en postemporada y tuvo foja de 3-1 con efectividad de 1.88 en cuatro juegos, tres como abridor.

Chicago White Sox vs Astros de Houston: una serie pareja

La serie será al primero que alcance tres sonrisas. Los primeros dos encuentros entre Chicago White Sox y Astros de Houston serán en el Minute Maid Park, los siguientes dos, en el Guaranteed Rate Field, y si hace falta un quinto encuentro se regresaría a la casa de los Astros.

En la más reciente temporada regular, los Astros ganaron cinco de los siete encuentros, barriendo en casa en una serie de cuatro partidos, y los White Sox ganaron dos de tres en su cuartel general el Guaranteed Rate Field. Solo Lucas Giolito y Carlos Rodón en dos ocasiones pudieron parar la artillería pesada del ‟Orange Wagon” (vagón naranja).

Astros lideró toda la MLB en 2021, en hits por juegos, carreras por juegos, carreras empujadas, promedio de bateo y porciento de embazados (OBP). Además de ser segundos en OPS, OPS+ y TB, para ser terceros en SLG. En defensa fueron primeros en porcentaje de fildeo, eficiencia defensiva, terceros en carreras salvadas, cuartos en putouts y sextos en equipo que menos carreras recibió. Todas cifras colectivas.

Por su parte los White Sox en 2021, terceros en OBP (.336), quintos en promedio de bateo (.256), hits por juegos (8.5), sextos en carreras empujadas (4.7 por juegos) y bases por bolas (3.6 por juegos), como los lugares más destacados en los departamentos ofensivos.

El cuerpo de lanzadores fue el que sostuvo al equipo, siendo primeros en ponches por juegos (10.18), cuartos en hits permitido por juegos (7.73) y promedio de bateo de los contrarios (.229), además de quintos en carreras permitidas (4.08) y carreras limpias permitidas (3.7) y WHIP (1.20).