Fue uno de los fichajes estrella del último mercado de pases. La noticia de que Sergio Agüero dejaba Manchester City para llegar en condición de libre a Barcelona, donde estaba su amigo Lionel Messi, ilusionaba a todos los hinchas catalanes que se hacían agua la boca para ver a la dupla argentina.

Pero la realidad hoy es muy distinta. Messi no está mas en el equipo y Agüero tuvo una lesión que le impidió, al día de hoy, debutar en el primer equipo. De todas formas, según anunció el club, su recuperación está por completarse por lo que su presentación oficial no tardará en realizarse.

Ante esto, fue consultado por la prensa local sobre los momentos que vivió en Barcelona desde su llegada y cómo fue la noticia de que Messi se iba del club y que no iba a poder jugar junto a él, como se había ilusionado al llegar al conjunto culé.

"Más allá de los cambios que hubo, fue un momento de shock, Leo estaba muy mal. Cuando me enteré, no lo podía creer. Me acuerdo de que ese sábado fui a verlo a su casa. Y como no lo veía bien, intentaba hacer que se distrajera. Lo vi apagado y lo intenté distraer contándole lo que estaba haciendo con mi equipo de Esports", declaró el delantero argentino.

Por otro lado, dejó en claro que nunca pensó irse del club luego de la salida de Messi de Barcelona: "¿Qué jugador no quiere estar en el Barça? Yo te diría que a la mayoría de los futbolistas les gustaría vestir esta camiseta, por más que el Barça esté bien o mal. Llegué con la expectativa de jugar con Leo y de que se armara un buen equipo, que era lo que el club trataba de hacer. Cuando me llamaron, pensé: 'Me da igual lo que me paguen. Me pongo bien y voy a ayudar al equipo en lo que más pueda'"

Así, el Barcelona sumará dentro de poco a uno de los jugadores mejor cotizados de los últimos tiempos. Si bien no está teniendo el mejor presente por lesiones, sigue siendo un jugador que garantiza goles y, por la situación que atraviesa Barcelona, eso es lo que más necesita.