La Serie Mundial Braves-Astros de seis juegos promedió una calificación de 6.5 y 11.75 millones de espectadores en FOX, unaumento del 25% en las calificaciones y un 20% en la audiencia del promedio de seis juegos del año pasado para los Dodgers-Rays (5.2, 9.77M) pero menos de 20 % y 16% respectivamente de la serie de siete juegos Astros-Nationals en 2019 (8.1, 13.91M).

La serie encabezael año pasado como el clásico de otoño con la calificación más baja y menos visto de la historia. Antes del año pasado, los mínimos históricos fueron una calificación de 7.6 y 12.66 millones de espectadores para la barrida de cuatro juegos de los Gigantes sobre los Tigres en 2012.

Si bien las calificaciones disminuyeron un 20% desde 2019, la participación, el porcentaje de hogares con televisores en uso sintonizados en el juego en un minuto promedio, fue uniforme (16). Las acciones se han mantenido mucho mejor que las calificaciones durante el año pasado, ya queexcluyen el creciente número de hogares que simplemente no sintonizan la televisión tradicional.

El Juego 6 del martes promedió una calificación alta de la serie de 7.9 y 13.97 millones de espectadores (14.31M en todas las plataformas de Fox), un aumento del 16% en las calificaciones y un 10% en la audiencia del año pasado (6.8, 12.70M), pero un 18% y 16 %, respectivamente, del Juego 6 que no se clasificó en 2019 (9.6, 16.55M).

La gran victoria de los Bravos, que alcanzósu punto máximo con 16,26 millones de espectadores en los minutos finales, supera solo el año pasado y a los Gigantes-Reales en 2014 (13,37 millones) como el sexto juego menos visto de la Serie Mundial.

Si bien es bajo para el Clásico de otoño, el Juego 6, no obstante, entregó la audiencia más grande del béisbol desde 2019 y lacuarta audiencia deportiva más grande, fuera del fútbol o los Juegos Olímpicos, desde la ola de cancelaciones y aplazamientos que diezmó la industria en marzo del año pasado. La Serie Mundial de este año generó cinco de los diez mejores públicos de este tipo en ese lapso.

El Juego 6 alcanzó los máximos de la serie en cada uno de los grupos demográficos clave de adultos jóvenes, con un promedio de 3.4 en adultos de 18 a 49 años, 4.4 en 25-54 y 2.2 en 18-34. En comparación con el Juego 6, el mínimo histórico del año pasado, las calificaciones se mantuvieron estables en 18-49, aumentaron 10% en 25-54 (frente a 4.0) y disminuyeron 8% en 18-34. Cinco de los seis juegos de la Serie Mundial disminuyeron en la demostración 18-34.

La Serie Mundial promedió una calificación más alta y más espectadores que las Finales de la NBA por segundo año consecutivo, la primera vez que el Clásico de Otoño supera a su contraparte de la NBA en años consecutivos desde una racha de nueve victorias consecutivas entre 1999 y 2007. Las finales de los Bucks-Suns de seis partidos promediaron 5.2 y 9.91 millones.

El juego 6 superó al juego correspondiente de las Finales (6.6, 12.52M), aunque como de costumbre, el juego de laNBA salió adelante en la demografía clave (4.3 en 18-49, 4.7 en 25-54 y 3.8 en 18-34).

Las calificaciones locales para el Juego 6 no estuvieron disponibles de inmediato.

En general,los eventos deportivos más importantes que se hundieron a mínimos históricos el año pasado se han recuperado con ganancias de dos dígitos. Dicho esto, la mayoría, incluidas la Serie Mundial, las Finales de la NBA, la Final de la Copa Stanley, el Derby de Kentucky y la ronda final del Masters, se han mantenido muy por debajo del nivel previo a la pausa de 2019.