De manera inesperada, recién culminaba la Serie Mundial Astros-Bravos, se anunciaba que Buster Posey se retiraría del béisbol este jueves. Una noticia bastante impactante y muchos pecamos de incrédulos. El joven aun recpetor de los Gigantes de San Francisco hacia días que fue galardonado como ¨Regreso del año en la Liga Nacional¨ habiendo registrado un OPS+ 140.

No hubo indicios de que eso fuese a ocurrir ahora, pese a que había manifestado retirarse para estar con su familia en el 2020. La cosa es que no recibimos un preaviso, no pudimos decirle adiós con tours en los estadios en homenaje, en una fantástica historia que experimentó su equipo con la maravillosa serie regular que lograron este 2021, quedando dueños de la división por encima de los poderosos Dodgers, y nada más que 107 victorias.

Posey fue a su séptimo Juego de Estrellas a la edad de 34 años, bateó .304 / .390 / .499 con 18 jonrones (su total más alto desde 2015), un 140 wRC + (su marca más alta desde 2014) y 4.9 WAR, lo mejor entre todos los receptores y empatado para el octavo entre todos los jugadores de la Liga Nacional.

El presidente de operaciones de béisbol, Farhan Zaidi, ya había señalado su intención de retener a Posey de una forma u otra. Posey tenía una opción de club de $ 22 millones.

Posey decidió alejarse de todo eso para estar con su familia, que ahora cuenta con dos hijas gemelas adoptadas que nacieron prematuramente el verano pasado y pasaron un tiempo en la unidad de cuidados intensivos para recién nacidos. El padre de otros dos anteriores, desea disfrutar con sus seres queridos pero antes aseguró una carrera digna de Salón de la Fama.

Se retira a pesar de que todavía se desempeña a un nivel de élite. Alcanzó la cima en su posición para ayudar a su equipo a ganar tres campeonatos.

Lo ganó todo. El único ¨pero¨ pudiese un necio colocar es, sus solo 12 años de juego. Y la tonta tendencia de no elegir jugadores de menos de 2,000 hits. Posey se quedó en 1,500 con su prematuro retiro. Su línea ofensiva de por vida: 302 / .372 / .460 (126 wRC +) 

Reconocimientos:

-Siete veces All-Star,

-Guante de Oro

-MVP (2012)-Campeón de bateo (solo 5 receptores en la historia desde 1875)

-Novato del Año (2010)

-Líder fWAR y bWAR 2012

-Tres Series Mundiales

- Cuatro Silver Slugger

- Dos Premio al Defensivo del Año

-Premio Hank Aaron

-Dos veces Jugador Regreso del Año de la Liga Nacional

Solo nueve jugadores han cerrado carreras de 1,000 juegos, acumulado al menos 1,500 hits y terminado con un OPS + en su  carrera de 120, siete de ellos con placas en Cooperstown: Johnny Bench, Yogi Berra, Mike Piazza, Jorge Posada, Ernie Lombardi, Gabby Hartnett , Mickey Cochrane, Bill Dickey  y desde luego, Buster Posey. Posada y Posey son los que no tienen placa.

Buster Posey ha recibido detrás del plato en 14 juegos de postemporada que resultaron en blanqueadas. Es la mayor cantidad por cualquiera en la historia. De los 57 de sus Juegos recibidos en postemporada, 24.6% resultaron en blanqueadas. Los lanzadores de esos 14 juegos: seis veces Bumgarner, tres Cain, Lincecum, Zito, Volgeson, Webb y Wood.

No solo los fanáticos de los Gigantes de San Francisco se niegan a despedir a Posey, todos los amantes del juego extrañaemos en el terreno su excelente juego, pero además sus dotes personales. Con una amigable  y correcta personalidad y conducta. Una superestrella que representa el béisbol de la mejor manera.