José Altuve ha sido la figura que ha recibido los mayores ataques de ira luego se conociera el robo de señas en los Astros de Houston.

Altuve que hasta que no se dio el escándalo gozaba de mucha simpatía y carisma y podría decirse que era la máxima representación latina en Las Mayores. El venezolano siempre se ha caracterizado por una personalidad afable, amigable y muy buenas maneras. Su imagen solo estuvo vinculada a cosas positivas hasta que llegó ese momento.

Los fanáticos pasaron a manifestar su repudio a la trampa de los Astros y mucho cayó en el segunda base. Abucheos, gritos de "F*ck Altuve" y memes e incluso juguetes de espuma en forma de botes de basura.  El significado de los bote de basura es que los Astros solían golpear un bote de basura para indicar qué lanzamiento le venía a su bateador en el montículo.

José Altuve sigue siendo una estrella en el panorama del béisbol. Pese a pasar de todas las pruebas de que, de hecho, no es un tramposo es una mancha que no se quiere borrar de su nombre. 

Presunción de inocencia

La figura de los Astros de Houston que menos merece  el odio que ha recibido es Altuve. Incluso el conocido periodista Andy Martino, que cubre Yankees y Mets para SNY, publicó un libro titulado "Trampados: La historia interna del escándalo de los Astros y una colorida historia del robo de señales" y declaró que de hecho Altuve no participó en el robo de señas.

Varios jugadores de los Astros han dicho públicamente que Altuve no participó en el plan y no quería que le transmitieran las señales durante sus turnos al bate.

Hay un número muy limitado de casos en los que se escuchó el golpe de un bote de basura durante uno de los turnos al bate de Altuve, y Martino también lo aborda. Dijo que "cuando Altuve escuchaba un estallido, miraba hacia el dugout", y les dijo a sus compañeros de equipo que debían cortarlo. Es algo que consistentemente se sostuvo en muchas otras declaraciones.

Si sabemos que Altuve no participó en el esquema de robo de señales, ¿ por qué aún se tilda de tramposo? Bueno, está ese otro tema de la teoría del timbre. Dicen que Altuve usó un timbre debajo de su uniforme para indicar qué lanzamiento se avecinaba cuando conectó un jonrón frente a Aroldis Chapman para finalizar ALCS 2019. Todo basado en que Altuve no quería que sus compañeros de equipo le arrancaran la camiseta después del jonrón. Pero la lógica dictaría que si se estuviera utilizando tal esquema, sus compañeros de equipo lo habrían sabido. ¿Por qué querrían arrancarle la camiseta si sabían que llevaba un timbre? Chapman no pudo controlar su recta en esa aparición, eso es todo.

Las pruebas 

La ausencia de golpes en los turnos de José Altuve fue algo que destacó CKuno, y él no fue el único que notó el silencio en los turnos al bate del chamo. Tony Adams, un fanático de Astros, pasó una cantidad absurda de tiempo documentando todos los lanzamientos de juegos en casa de los Astros disponibles de la temporada, registrando un total de más de 1,100 golpes en 8,200 turnos al bate. Su sitio web es signstealingscandal.com tiene básicamente cualquier información que desee. Resultó que los golpes en los turnos de Altuve tuvo el porcentaje más bajo de todos los titulares y eso se debió sencillamente a que José Altuve se negó a participar y se opuso a se le avisara sobre los lanzamientos.

Mike Fiers, el jugador que sacó a la luz el escándalo del robo de señales en su entrevista con The Athletic , declaró específicamente que a algunos jugadores no les gustó y / o no usaron el esquema. Uno de ellos fue el venezolano.

Según Carlos Correa, Altuve fue no usó el bote de basura:

“Las pocas veces que golpearon el bote de basura fue sin su consentimiento, y él cuando entraba al camerino y al banquillo con quien golpeaba el bote de basura se cabreaba”.

José Altuve el cómplice

"Incluso si él no participó, no hizo nada para detenerlo", es lo que dicen muchos en su contra. Pero Derek Jeter no hizo nada para evitar que sus compañeros de equipo usaran esteroides y Cody Bellinger obviamente no hizo nada para evitar que los lanzadores de su equipo usaran sustancias pegajosas, pero nadie parece tener problemas con eso. 

¿Qué se suponía que debía hacer Altuve?

José siempre ha sido un chico tranquilo. En ese entonces con 27 años, ¿iba a dominar a Carlos Beltrán, de 40 años, y a su entrenador de banca, Alex Cora? No parece algo que pudiera detener Altuve por sí solo. Es hora de que las personas que se preocupan por el béisbol comiencen a defenderlo.

El hombre juega limpio. Altuve evitó las trampas. Recibió la menor cantidad de golpes de cualquier bateador de Astro a tiempo completo, y sus estadísticas no muestran el tipo de bateo que reflejaría el conocimiento de lo que se avecinaba. Rob Arthur de Baseball Prospectus también se hizo eco de esto. En un artículo de 2020 titulado: " José Altuve no hizo trampa, pero los Medias Rojas sí lo hicieron ".

A veces, la única persona que puedes controlar eres a ti mismo. Y hacer lo correcto cuando todos los que te rodean están haciendo lo incorrecto y tomar el camino más fácil no solo es difícil en el béisbol. Es duro en la vida. Si bien Altuve no detuvo el escándalo se hizo a un lado, no usarlo cuando todos los demás también habla de su integridad.

José se disculpó por el equipo porque, se considera un jugador de equipo. Altuve ha hablado de la situación varias veces.

La mayor vergüenza de todo esto es que Altuve ha superado muchas adversidades, proveniente de un área muy pobre donde luchó para poder jugar béisbol. Fue rechazado por los cazatalentos de la MLB debido a su tamaño, pero siguió regresando, y después de que los Astros lo rechazaron dos veces, finalmente lo firmaron por la gran suma de $ 15,000. Altuve sigue siendo increíblemente humilde a pesar de su éxito, incluso después del jonrón contra Chapman, reconoció a Chapman como uno de los mejores en el juego en su entrevista posterior, y le dio el crédito a su equipo. Él entrena y proporciona equipo en Venezuela a niños de 8 a 13 años, trabaja activamente con organizaciones benéficas y retribuye a la comunidad, ha sido un modelo a seguir y lo estamos condenando por mantenerse íntegro en medio de la corrupción.