Con una carrera de 16 temporadas y habiendo vestido 7 uniformes distintos se despide de las Grandes Ligas uno de los hombres que revolucionó las tareas de los relevistas en nuestros tiempos. Estamos hablando de Andrew Miller, lanzador que brilló con los Yankees de Nueva York en el año 2015 y que se caracterizó por ejercer todas las funciones que pueden existir en el rey de los deportes para un serpentinero que viene del bullpen.

Con 2 llamados al Juego de las Estrellas, un premio Mariano Rivera a mejor relevista del año en la Liga Americana y un galardón a MVP de la Serie de Campeonato obtenido con los Indios de Cleveland en 2016 se marcha de los diamantes este serpentinero zurdo.

Aunque probó suerte en la agencia libre, Miller recapituló y decidió que lo mejor era colgar los spikes a sus 36 años de edad. Se va por la puerta grandes después de haber defendido los colores de los Cardenales de San Luis en 2021.

Un emotivo adiós

En un texto publicado en sus redes, el oriundo de Gainesville, Florida, resumió su paso por Las Mayores de la siguiente manera:

"Me siento muy afortunado de que mi carrera haya resultado como lo hizo. Por supuesto que hubo tramos duros, lesiones y momentos de duda. Tampoco negaré que puedo encontrarme en momentos de preguntarme ¿y si esto o aquello hubiera sucedido de otra manera, podría haber sido de alguna manera mejor? Por lo general, soy bastante rápido para poder dar un paso atrás y ver lo afortunado que he sido. Los momentos difíciles fueron necesarios para crecer y poder apreciar las alturas en el camino. En última instancia, pude jugar para muchas grandes franquicias, usar uniformes históricos y jugar en algunos estadios increíbles. Hice algunos de los mejores amigos que tendré en la vida a través del juego. Pude trabajar con el sindicato y ver el bien que puede hacer por los jugadores mientras aprendí mucho sobre el juego".

Pasantía con los Yankees

El mejor año de Miller en la Gran Carpa, probablemente fue el 2015. Tras el retiro de Mariano Rivera en 2013, los Mulos del Bronx no tuvieron en 2014 a alguien que pudiera estar a la altura de la leyenda panameña.

Sin embargo, en 2015 Andrew Miller tomó el rol de cerrador en el equipo, salvó 36 juegos, puso efectividad de 2.04 con 100 ponches en 61.2 entradas de labor y se adjudicó el premio a Relevista del Año, que por cierto, ya llevaba el nombre del otrora cerrojo yankista. Sí, fue el digno heredero del gran 'Apague y vámonos'.