28 marzo 2022

Bocadillos salados más saludables

 

Nueces




nueces Nueces pecanas. Almendras. Cualquiera que sea el tipo que prefiera, un puñado pequeño es un excelente refrigerio. Están llenos de grasas saludables, fibra y proteína. También tienen minerales como el magnesio. Omita los tipos que son tostados en seco o con sabor, son más altos en sodio. En su lugar, agregue su propio toque de sabor con pimienta de cayena o canela.

edamame




Estos frijoles de soya jóvenes tienen un sabor suave a mantequilla que es fácil de gustar. Y una porción de tres cuartos de taza tiene solo 7 gramos de sodio. Edamame también está repleto de vitaminas, minerales y compuestos vegetales que ayudan a proteger su corazón y reducen el riesgo de algunos tipos de cáncer. Busque edamame en la sección de alimentos congelados. Cocine al vapor o en el microondas, luego espolvoree con un toque de sal y su condimento favorito.

Queso de hebra

No es necesario ser un niño para disfrutar de este elemento básico de la lonchera. También tiene un alto contenido de calcio, que es bueno para los huesos y los dientes. La combinación de proteínas magras y carbohidratos ricos en fibra te ayuda a mantenerte con energía hasta tu próxima comida. Busque opciones bajas o reducidas en sodio.

Verduras y Dip

No puede equivocarse cuando come verduras recién cortadas como zanahorias, apio y pimientos. Para hacer una salsa saludable para acompañarlos, pele, quite las semillas y ralle un pepino grande. Drene el agua extra. Mezcle con 1 taza de yogur griego natural, jugo de medio limón, 1 cucharadita de eneldo seco y un diente de ajo picado. Enfriar durante 1 hora antes de servir.

Palomitas de maiz




Ese cubo de palomitas de maíz puede tener más de 1000 calorías y hasta 2650 miligramos de sodio. Prepara el tuyo en casa para obtener un refrigerio alto en fibra, bajo en sodio y bajo en calorías. Eso es porque  controlas cómo se prepara. Ten cuidado con el aceite y la mantequilla. En lugar de saborizantes en polvo o sal, pruebe diferentes especias y condimentos, desde curry en polvo hasta una mezcla de comino, pimentón y chile en polvo.

Semillas

No dejes que su pequeño tamaño te engañe. Las semillas, como la calabaza y el girasol, están cargadas de ácidos grasos omega-3 saludables, fibra, antioxidantes y proteínas. También son una buena opción si eres alérgico a los cacahuetes o los frutos secos. Las semillas son ricas en calorías, así que apégate a un puñado pequeño. Elija versiones sin sal o ligeramente saladas para no excederse con el sodio.

papitas de col




Los chips de col rizada crujientes están llenos de vitaminas, minerales y compuestos que combaten el cáncer. Para hacer la tuya propia, enjuaga la col rizada y quita los tallos. Corte las hojas en pedazos del tamaño de un bocado y mezcle con aceite de oliva y condimentos sin sal de su elección. Extienda sobre una bandeja para hornear y hornee a 300 grados durante 18 minutos o hasta que estén crujientes. Una vez enfriado, guárdelo en un recipiente hermético.

Pequeña pizza

Una rebanada de pizza de queso puede tener hasta 730 miligramos de sodio. Cuando tenga antojo de pizza pero no de sal, cubra un panecillo inglés o pita de trigo integral tostado con 2 cucharadas de salsa de tomate, ½ taza de vegetales cortados en cubitos de su elección y 2 cucharadas de queso mozzarella bajo en grasa.

Garbanzos asados

También llamados garbanzos, son un refrigerio crujiente y alto en fibra. Enjuague una lata de garbanzos y séquelos con una toalla de papel. Mezcle con 1 cucharada de aceite de oliva y su elección de especias. Prueba ajo en polvo, pimienta, comino, chile en polvo o cualquier mezcla salada que te guste. Extienda sobre una bandeja para hornear forrada con papel de aluminio y ase a 400 grados durante 20 minutos.

Hormigas en un tronco

Hay una razón por la que probablemente tenías palitos de apio untados con mantequilla de maní y espolvoreados con pasas cuando eras niño. Tiene un alto contenido de proteínas y fibra, por lo que te ayudará. También es rápido de hacer y llevar sobre la marcha. Al elegir qué mantequilla de nuez usar, no olvide leer la etiqueta. Tu apuesta más saludable es una marca que solo tenga un ingrediente: la nuez de tu elección.

Papa horneada

Las papas casi no contienen sodio, pero tienen un alto contenido de vitaminas B y C y potasio. También son una buena fuente de ácido fólico y hierro. Calienta una papa pequeña en el microondas y cúbrela con queso rallado bajo en grasa y salsa para un refrigerio sustancioso.

Huevo cocido




Cuando necesite un refrigerio rápido para evitar el hambre, un huevo duro puede ser el camino a seguir. Solo uno tiene 6 gramos de proteína para ayudarte a llenarte. Los huevos son ricos en nutrientes como la vitamina D, que es buena para la salud de los huesos. Y también tienen luteína, que ayuda a proteger tus ojos. Debido a que los huevos tienen un alto contenido de colesterol, trate de no comer más de uno al día. Si tiene diabetes o una enfermedad cardíaca, no coma más de dos o tres huevos por semana.

Patatas fritas y salsa bajas en sodio






¿Todavía anhelas esa bolsa de papas fritas? Anímate, solo elige tu opción más saludable. Opte por papas bajas en sodio o chips de tortilla horneados. O busque pretzels integrales sin sal. Combínalo con salsa para agregar más nutrientes y sabor. Solo asegúrese de que la salsa no esté cargada de sal o azúcar. O haz el tuyo propio.