En la derrota 140 por 111 de Los Ángeles Lakers ante Phoenix Suns, LeBron James volvió a escribir su nombre en acumulaciones increíbles.

En el minuto 8 del segundo cuarto, mediante una asistencia a Carmelo Anthony, LeBron James se convirtió en el primer jugador de la historia con 10,000 asistencias y 10,000 rebotes, creando un nuevo club. Lo increíble es que ya era el único jugador con 9,000 rebotes y 9,000 asistencias. De esta manera demuestra que ha sido un jugador nunca antes visto, que puede combinar tan bien, ambas facetas del juego.

James encestó 31 puntos, con 7 rebotes y 6 asistencias, lanzando para un 50% de campo, 45.5% de triples y 85.7% desde la línea de lances libres. A pesar de su buena actuación, no pudo evitar que los Lakers fueran aplastados por Phoenix, el mejor equipo de la liga y quienes han vencido a Lakers en los últimos 6 partidos incluyendo la postemporada.

La próxima meta de James es convertirse en el segundo máximo anotador de todos los tiempos, superando a Karl Malone con 36,928 puntos, siendo 105 puntos lo que lo separa de esta meta.