Hoy Gregg Popovich se convirtió en el dirigente con más victorias en temporada regular. Te contamos la historia de todo el trayecto  superado hasta este punto. 

Familia

Hijo de padre serbio (Raymond) y madre croata (Katherine), Gregg Charles Popovich nació el 28 de enero de 1949, en East Chicago, un pueblo de 29.000 habitantes del estado de Indiana. Con apenas 10 años, sufrió mucho por la separación de sus padres y tuvo que mudarse a Merrilvine, otra pequeña ciudad ubicada a 30 kilómetros de East Chicago. Antes de inclinarse por el baloncesto, practicó beisbol, como la mayoría de niños en esa época.

Primeros años

Dada la separación de sus padres, se refugió en el baloncesto su gran pasión. “Fui siempre un jugador mediocre”, describe quien incluso fue expulsado de la escuela secundaria de Merrillville cuando estaba en su segundo año. Pero, claro, fiel a su carácter, perseveró. Pop pidió la llave del gimnasio durante todo el verano y se la pasó entrenando.

Así regresó al equipo, se graduó en 1966 y gracias a sus buenas calificaciones recibió una beca para estudiar en la Academia de las Fuerzas Armadas.

Academia de la Fuerza Armada

Ya en la academia y habiendo mejorado su juego, estuvo en el equipo durante cuatro temporadas, y en su último año fue el capitán del equipo y máximo anotador. En dicha academia recibió la disciplina, el respeto por los superiores y el trabajo duro que al día de hoy lo acompañan.

En 1970 se graduó con una licenciatura en Estudios Soviéticos y se sometió a un entrenamiento de inteligencia de la Fuerza Aérea. Popovich había considerado estudiar una carrera en la Agencia Central de Inteligencia.

En 1972, fue seleccionado como capitán del Equipo de las Fuerzas Armadas, que ganó el campeonato de la Unión Atlética Amateur (AAU). Recibiendo una invitación a las pruebas del equipo olímpico de baloncesto de EE. UU. de 1972. 

Comienza el sueño

Todo cambio cuando Popovich decidió hacer una maestría en educación física en la Universidad de Denver. A partir de ese momento nada sería igual, pues regresó a la academia de las Fuerzas Aérea para formar parte del staff de entrenadores bajo la dirigencia de Hank Egan, entrenador principal, comenzando así sus primeros aprendizajes siendo asistente de entrenador durante seis años.

Con esa experiencia adquirida en la Fuerza Aérea, a Pop le llegó su primera oportunidad en 1979. Fue nombrado entrenador de la Universidad de Pomona-Pitzer's, los dirigió desde 1979 hasta 1988, guiándo al equipo a ganar su primer título en 68 años.

Durante su tiempo como entrenador en jefe en Pomona-Pitzer, Popovich se convirtió en discípulo y luego en amigo cercano del entrenador en jefe Larry Brown en la Universidad de Kansas. Popovich se tomó libre la temporada 1985–86 en Pomona-Pitzer para convertirse en asistente voluntario en Kansas, donde podría estudiar directamente con Brown.

Con nuevos aprendizajes, Popovich regresó a Pomona-Pitzer y reanudó sus funciones como entrenador en jefe en 1986-87.

Primeros pasos en la NBA

Había llegado la oportunidad, en la temporada 1988-89, Popovich se unió a Brown como entrenador asistente principal de los Spurs. De 1988 a 1992, Popovich fue el principal asistente de Brown, hasta que todo el personal, incluidos RC Buford, Alvin Gentry y Ed Manning, fueron despedidos por el propietario Red McCombs por los malos resultados del equipo en postemporada. En esa etapa, los Spurs tuvieron récord de 179-149 y nunca avanzaron de las semifinales de conferencia.

Popovich se mudó a los Golden State Warriors por un breve período en 1992, sirviendo como asistente del futuro miembro del Salón de la Fama, Don Nelson.

Peter Holt compró el equipo y Popovich regresaría sorpresivamente en 1994. Esta vez sería el gerente general y vicepresidente de operaciones de baloncesto. Su primera transacción fue contratar a Avery Johnson, uno de los mejores bases de la época. Otro de los primeros movimientos de Popovich en San Antonio fue cambiar a Dennis Rodman a los Chicago Bulls por Will Perdue. 

La decisión…

Los Spurs tuvieron un comienzo de 3-15 en la temporada 1996-97, con David Robinson fuera de juego por una lesión en la espalda durante la pretemporada, Popovich despidió al entrenador Bob Hill y se nombró a sí mismo entrenador en jefe. Con una plantilla reducida por lesiones, los Spurs sólo ganaron 17 partidos más y terminaron con récord general de 20–62.

La desastrosa temporada de los Spurs les permitió la primera selección general en el draft de la NBA de 1997, que usaron para seleccionar al más talentoso de su clase, Tim Duncan desde la Universidad de Wake Forest.

Duncan se combinaría con un David Robinson veterano, en una ofensiva y defensiva de "Torres Gemelas" durante varios años. En la primera temporada completa de Pop como entrenador, San Antonio tuvo récord de 56-26 en 1997-98, clasificando a postemporada, aunque perdieron en las semifinales de conferencia.

En 19998-99, los Spurs ganarían 37-13 en una temporada recortada, coronándose campeones en las finales frente New York Knicks, donde las ‘Torres Gemelas’ impusieron su dominio. Popovich le había dado al equipo el primer título de su historia y asi comenzaba una historia de éxitos.

 

Camino al éxito

En la temporada 2002-03, luego de dos eliminaciones consecutivas en postemporada frente a Los Ángeles Lakers, Popovich abandonó su puesto de gerente general, dedicándose de lleno a su función de coach.

San Antonio contaba con Tony Parker y Manu Ginóbili que junto a Tim Duncan se vengarían de los Lakers, quienes venían de conseguir tres campeonatos consecutivos. Vencieron a los Lakers 4-2 en las semifinales de conferencia, luego superaron a Dallas 4-2 y finalmente se coronaron campeones al vencer a New Jersey Nets.

Fue el segundo campeonato para el equipo, siendo Tim Duncan elegido MVP de las finales nuevamente. Pop fue elegido entrenador del Año de la temporada 2002-03, el primer de los tres premios que ha ganado en su carrera.

En 2005 y 2007, San Antonio volvería a levantar el trofeo Larry O'Brien, convirtiéndose Pop en uno de cuatro dirigentes con cuatro o más campeonatos. En 2008, fue distinguido como graduado especial por la Fuerza Aérea, su galardón más preciado.

En 2013, llego su momento más complicado, San Antonio se enfrentaba al tridente de Miami Heat compuesto por LeBron JamesDwayne Wade y Chris Bosh. Con la serie 3-2, llegaron a los últimos 8 segundos del sexto partido ganando por tres puntos, pero Ray Allen encestó un triple para empatar el partido, en tiempo extra Miami ganaría el partido y se coronaria campeón en el séptimo y decisivo partido.

Hasta el día de hoy Pop recuerda ese momento y cuestiona en tomar la decisión de sacar a Duncan en los segundos finales. Pero en vez de quedarse de brazos cruzados, guiaría a los Spurs nuevamente a postemporada, arrasando por su paso y obteniendo la venganza frente al tridente de Miami Heat, quienes vencieron en 5 partidos en las finales 2014.

 

Logros

Bajo la dirección de Pop, San Antonio participó en 22 playoffs consecutivos, racha que finalizó en 2019-20, quedando empate con los Philadelphia 76ers entre 1950 y 1971, únicos equipos en lograrlo.

En 25 temporadas, Popovich es el dirigente más ganador en temporada regular con 1336 victorias (incluye la obtenida hoy), tercero en postemporada con 170 y el más ganador en sentido general, si sumamos ambas etapas con 1506. Es uno de tres dirigentes en ganar el premio Coach del Año (2003, 2012 y 2014), siendo el único en lograrlo con una sola franquicia.

Como dirigente del equipo de Estados Unidos, quedó en el séptimo lugar en la Copa del Mundo de Baloncesto FIBA ​​2019, su peor resultado en una competencia internacional. Mientras que en los Juegos Olímpicos Tokyo 2020, guio al equipo a la medalla de oro. 

Ideales

Pop siempre ha sido un defensor de los derechos de las mujeres, fue el primer el primer entrenador de la NBA en incorporar a una mujer en su staff, Becky Hammon, antigua jugadora de la WNBA y que se proyecta en ser la primera mujer en dirigir una franquicia de la NBA.

Gregg sigue dirigiendo en San Antonio, desarrollando nuevos jugadores y llevando su filosofía de respeto, tradición y calidad. Una eminencia del baloncesto de la NBA y en general, el sexto jugador de San Antonio Spurs. Ha cumplido casi todas las funciones posibles: ayudante, directivo, entrenador, padre, amigo, maestro y confidente. Un entrenador transformado en jefe. Un líder con dos caras, capaz de ser tan duro y exigente como un sargento del ejército, y a la vez, cuando se necesita, cálido, cercano y reflexivo con sus soldados. 

Anécdota

Un jugador de los Spurs estaba pasando un mal momento personal. Básicamente, no andaba bien con su mujer. Andaba triste, quizá en vías de separarse. Ella se había ido de la casa, estaba en otro país, con su hijo... La situación no pasó inadvertida para Gregg Popovich, siempre atento a cómo están sus dirigidos, sobre todo como seres humanos. Entonces, pidió el número de teléfono de la mujer y la llamó.

“Perdón, no me quiero entrometer en sus vidas, pero acá cuidamos a cada familia. Y no me parece que irte así sea la mejor forma. Tu lugar está al lado de tu marido, que se está ganando el dinero de la familia. Tienes que volver y hablar con él. Está sufriendo. Creo que lo merece”

La mujer se quedó sorprendida, más allá de cierto enojo por recibir ese pedido del entrenador de su marido. Pero, claro, a la vez, supo que Popovich era más que el técnico, que ese consejo también se parecía a una orden… Y volvió con su marido, el jugador regresó a su mejor nivel.

Sin dudas, Popovich es el mejor dirigente de todos los tiempos.