Nadie quiere enfrentar a Juan Soto. Ni sus propios compañeros en las practicas del equipo.

El Washington Post hizo indirectamente la pregunta "¿Como poner de out a Soto?" a algunos lanzadores compañeros de Soto y este fue el resultado:

“No hay una formula concreta. Tuvimos un juego entre escuadrones el otro día”,dijo Josh Rogers, compañero de equipo de los Nacionales de Washington durante toda la mitad de la temporada. "Esperaba no tener que enfrentarlo, incluso entonces".

“El problema con él es que controla el tiempo”, dijo Erick Fedde, un compañero de equipo desde la temporada de novato de Soto de 2018 hasta esta temporada. “…Puedes ver y sentir que es su juego, no el del lanzador”.

Esta es una conversación de entrenamiento de primavera que puede ser recibida con ligereza, particularmente en el clubhouse de los Nacionales aquí, porque estos muchachos no tienen que enfrentar a Soto en una situación importante, a menos y hasta que cambien de uniforme. Pero en otros clubhouses, particularmente cuando el calendario avanza hacia el verano, este es un discurso serio. Durante las últimas dos temporadas, ningún bateador en el béisbol ha sido más difícil de retirar que Soto.

La justificación no es lo que ha hecho Soto, aunque eso podría ser razón suficiente. Es por cómo lo está haciendo, lo que sugiere que es sostenible. Mientras se dirige a su quinta temporada en las Grandes Ligas, el éxito de Soto es una combinación de diligencia y disciplina, atletismo y aptitud, todo combinado con una implacabilidad que aporta no solo a cada temporada o cada juego, sino a cada turno al bate.

Parte de eso se debe a la firme negativa de Soto a hacer swing en lanzamientos fuera de la zona de strike. El año pasado, hizo swing en solo el 15.1 por ciento de los lanzamientos fuera de la zona. La siguiente tasa más baja en las mayores: 19.1 por ciento. De hecho, según el sitio esencial FanGraphs, la temporada de Soto fue la más disciplinada de cualquier bateador de Grandes Ligas desde 2010.