El 6 de noviembre del 2021, los Astros le hicieron una embarazosa oferta a Carlos Correa de 5 años y $160 millones de dólares. A todas luces no estaban comprometidos con su campocorto y era un hecho que Correa se marcharía. Correa se burló abiertamente de aquell oferta. "No nos acercamos en absoluto", dijo entonces a los periodistas, incluido Chandler Rome del Houston Chronicle. "Me lo dejaron muy claro: no creemos en los grandes contratos. No creemos en los contratos largos".

Cuatro meses después las cosas han cambiado. El propietario Jim Crane le dijo a Mark Berman de FOX 26 en Houston anoche que el equipo planea renovar a Correa ahora que el mercado ha reabierto.

“Estoy seguro de que nos involucraremos una vez más y veremos qué sucede. Carlos es un gran jugador. Es un jugador único. Pensé que hicimos una buena oferta antes. Veremos dónde están en su lado. Estoy seguro de que hablaremos con ellos en breve".

Berman informó en noviembre que la oferta anterior a la que hace referencia Crane era de cinco años y $ 160 millones, una suma considerable pero que siempre se sintió muy tímida de dónde aterrizaría el día de pago eventual de Correa. Según los informes, Correa ya recibió y rechazó una oferta de $ 275 millones por 10 años de los Tigres, lo que solo sirve para subrayar la forma en que los Astros necesitarían modificar sustancialmente su propia propuesta para mantenerlo en el redil.

Detroit no solo ofreció una suma garantizada de $275 millones, sino que también incluyó tres cláusulas de exclusión voluntaria durante la vigencia del acuerdo, además de un bono anual de $10 millones por terminar entre los cinco primeros en la votación de MVP. Correa se ha centrado más en superar a Seager y posiblemente en superar la garantía de $341MM de Francisco Lindor con los Mets. Según los informes, buscó $ 330 millones o más antes del cierre patronal.