PlayStation ha anunciado a través de un comunicado en su cuenta oficial de Twitter que suspende toda su actividad comercial en Rusia, lo que implica que dejará de vender tanto videojuegos como consolas PS5 y PS4.

También ha detenido el lanzamiento de Gran Turismo 7 en el país dirigido por Vladímir Putin, una decisión que ya se había hecho efectiva teniendo en cuenta que el juego se publicó mundialmente la semana pasada. El cese de la venta de videojuegos afectará tanto a las copias físicas como a las digitales, ya que la compañía también ha anunciado la suspensión de las operaciones PlayStation Store rusa.

"Sony Interactive Entertainment se une a la comunidad global pidiendo la paz en Ucrania", comienza diciendo el comunicado con el que la compañía ha notificado esta decisión. Ya son varias las compañías de videojuegos que se posicionan en contra de la invasión rusa: otras multinacionales como Activision, Microsoft o CD Projekt ya habían manifestado su postura negativa a mantener sus actividades comerciales en Rusia durante el tiempo que dure la ofensiva del ejército de Vladímir Putin.

También Nintendo anunció recientemente el cese de la actividad de la eShop rusa tras el bloqueo de pagos con rublos, la moneda del país, y hoy mismo ha hecho público el retraso indefinido de Advance Wars 1+2: Re-Boot Camp por 'la reciente situación internacional'.

Además, la compañía ha anunciado que Sony Group Corporation donará 2 millones de dólares a Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, conocido por sus siglas ACNUR, y a la organización no gubernamental Save the Children. Es un movimiento que también hemos visto en la industria de videojuegos estos días: The Pokémon Company donó 200.000 dólares, por ejemplo, mientras que otras iniciativas como la de John Romero o 11bit Studios han conseguido recaudar 27.000 euros y 715.000 dólares respectivamente.

También se ha lazado un bundle con más de 500 juegos por menos de 10 euros que tiene como objetivo ayudar al pueblo ucraniano durante la invasión; al momento de escribir estas líneas llevan recaudados más de 3 millones de dólares.