Cuando Carlos Correa llegó a Minnesota fue algo que agarró de sorpresa a los fanáticos de béisbol. Incluso, el tipo de contrato también lo fue. Muchos esperaban una suma en los 350 millones por muchos años, y las pujas de las bases de fanáticos más fuertes fueron las de Yankees o los Astros. Pero ni Nueva York ni Houston  lograron lo que hicieron los Mellizos que acordaron con Correa un contrato de $ 105.3 millones por tres años con opción de salida después de cada uno de los dos primeros años.

Por más enojados que estén los fanáticos yankeestas o los siderales, es grandioso para el juego que ni los Yankees ni los Astros terminaron con Correa. ¿Cómo es eso? Bueno,  estamos no solo en el entrenamiento de primavera más salvaje de la historia, también en el que más equipos están intentando competir.

Los jugadores y los propietarios llegan a un nuevo acuerdo laboral, históricamente provoca una explosión de gastos. La reanudación del béisbol el 10 de marzo después de una pausa de 99 días, con varios agentes libres prominentes aún disponibles, más el incentivo por la adición de más equipos a playoffs, son parte de la explicación para estos acontecimientos.

Los Mellizos, que fueron uno de los equipos más decepcionantes en el deporte la temporada pasada, terminando últimos en la División Central de la Liga Americana, ciertamente parecen motivados para ir hacia la postemporada. Ahorraron alrededor de $42 millones con el canje de Josh Donaldson a los Yankees, luego usaron los ahorros en Correa, el mejor jugador del mercado.

Si a los Mellizos no les va bien, en la fecha límite de canjes pueden separarse de Correa y algunos de sus otros jugadores recién adquiridos: el lanzador derecho Sonny Gray , el tercera base Gio Urshela y el receptor Gary Sánchez . Pero al menos durante el comienzo de la temporada, sus fanáticos deben estar entuciasmados.

Los fanáticos de los Yankees se preguntan por qué no firmar a Correa. El potencial de sus dos principales prospectos de campocorto, Anthony Volpe y Oswald Peraza , no es una gran excusa, no si se trata de Correa que siempre que se mantenga saludable, casi con certeza se irá después de un año.

El umbral del impuesto al lujo no es un problema para los Yankees en este momento: ya están por encima del segundo nivel, $250 millones . La pregunta es más si la dirección del equipo está optando por asignar sus recursos de manera adecuada.

¿Los Astros? Sus jugadores querían a Correa de vuelta. Creían que Correa quería volver. Y cuando el propietario Jim Crane proclamó  que su oficina principal estaba nuevamente “en conversaciones” con Correa, la mayor parte de la industria asumió que Correa se quedaba en Houston.

Pero la oferta final de Crane, fuera la que fuera, se quedó corta; el mayor negocio de su mandato fue una extensión de cinco años y $151 para el segunda base José Altuve . Dejando al novato Jeremy Peña como su campocorto. Y, están más de $ 30 millones por debajo del primer umbral de impuestos de lujo de $ 230 millones.

Otros equipos no necesariamente están gastando sabiamente, pero al menos lo están haciendo.

Sí sorprende el finalmente destino de Carlos Correa porque Minnesota nunca sonaron como uno de los equipos que estaba detrás del boricua y sí otros clubes de mayor poder económico como los Cubs de Chicago, los Yankees de Nueva York y los Red Sox de Boston, entre otros.

Y aunque no es un contrato de 10 años y más de 340 millones, es un contrato buenísimo, pues le brinda las herramientas en el que puede salir el año que viene o el año después a ese. El acuerdo con los Mellizos le significará un promedio anual de $35.1 millones por temporada, el mayor para un jugador del cuadro interior en la historia. Y aún así, Correa tiene la opción de rescindir el contrato tan pronto como termine la campaña de 2022, gracias a la cláusula de salida.

Correa tiene un OPS de 1.205 en Target Field y ama el ambiente familiar que rodea a este equipo. Además, las hamburguesas Juicy Lucy. Los Mellizos nunca fueron vistos realmente como pretendientes para el All-Star, pero se abalanzaron y le hicieron una oferta que no pudo rechazar.

Siempre existe la posibilidad de que Correa opte por no participar después de 2022 y llegue a la agencia libre nuevamente, pero si tiene un gran año y Minnesota compite, es difícil imaginar que la ex primera selección general lo haga. Correa viene de un impresionante 2021, bateando .279 con 26 jonrones y 92 carreras impulsadas con los Astros, ayudándolos a lograr otra aparición en Serie Mundial.

Es una transición para Correa pasar del clima cálido de Texas al frío de Minneapolis, pero no debería ser un gran problema. Los Mellizos están felices de tenerlo.