Todos quedamos sorprendidos, pues nadie pensaba que Alex Rodríguez en su primer año de elegibilidad  para el Salón de la Fama, obtendría números tan altos.

La leyenda alcanzó el 34,3 % de los votos necesarios o lo que es igual, 135 votos de 394.

Alex quedó a 161 votos de la cifra de 296; la barrera que marca la entrada al Olimpo de los dioses del béisbol.

Fácilmente con estas declaraciones gana el corazón de los votantes🔥

Flash

Amado y odiado, satanizado incluso en ocasiones, diría y pienso en todos aquellos pelotazos que le dieron tras su regreso a las terrenos, en 2016, luego de cumplir su última sanción por violar el programa de drogas de la MLB.

Si hay un hombre que ha marcado el béisbol en el siglo XXI ese es Alex Rodríguez, bueno desde su irrupción en el diamante, allá a finales de los 90 con los Marineros de Seattle del mítico Ken Griffey Jr.

Alex fue un símbolo para generaciones de fanáticos, que crecieron amando el béisbol porque soñaban estrechar su mano algún día o ser como él.

Al corazón del Bronx

Desde el primer momento se vio destinado allí y su llegada al Bronx en 2004 no dejó de sorprender pero igual era un momento esperado y como lo quieran dibujar, fueron doce años de gloria; de guantes de oro, de MVP, incluso de Serie Mundial.

Le exigían que en postemporada se apagaba pero en 2009 se reivindicó y de que manera, para ayudar a los Yankees a ganar la Serie Mundial.

Siempre el estigma de los esteroides van a rondar su carrera y su figura hasta el punto que tal vez por ello pienso que no llegaron los 700 jonrones.

A solo cuatro se quedó Alex y quizás fue una premonición cumplida como castigo pero no, Alex estaba en el momento y el lugar equivocado.

Boumerang

Cuando Sammy Sosa y Mark McGwire salvaron al béisbol, nadie pensó en esteroides; tiempo después, poco más de diez años, Alex Rodríguez pagaba los platos rotos.

El tema tiene tela por donde cortar y lo cierto es que podría haber dilema para ratos pero hasta cierto punto ya Alex puede haber pagado con creces.

De regreso

Volviendo al comienzo, tenemos que en recientes declaraciones a ESPN, Alex confesó haber quedado muy entusiasmado con lo del Salón de la Fama.

El legendario pelotero confesó que le ilusiona la idea y espera algún día poder entrar.

Al respecto señaló que si no ocurre será decepcionante pero el único culpable sería él.

Las palabras de Alex Rodríguez, vuelven a atizar otra vez el fuego pero la realidad pega en la cara para mostrarnos que estuvo bastante cerca de llegar.

Alex formará parte de un proyecto que acaba de empezar ESPN junto al ex jugador yankee, Michael Kay.