David Ortiz ha sido noticia por diversas cuestiones en los últimos tiempos gracias a temas de diferente índole. Desde su exaltación al Salón de la Fama hasta actos benéficos, pasando por una denuncia por no cumplir con la manutención de uno de sus hijos, el exbeisbolista no deja de estar en boca de todos.

Con una carrera increíblemente laureada y exitosa donde cosechó un trío de anillos como campeón de la Serie Mundial y un sinfín de títulos individuales tales como 7 Bates de Plata, 1 MVP de World Series y otro de American League Championship Series, es obvio que sus arcas quedaron llenas a nivel económico.

LEER MÁS: El poder dominicano se hizo sentir en triunfo de los Azulejos (+Videos)

En total, fueron poco más de 160 millones de dólares los que ganó el Big Papi como pelotero, según los datos recolectados por el reconocido portal Spotrac, dedicado a realizar este tipo de investigaciones.

Teniendo la posibilidad de hacerlo, es bien sabido que uno de los principales placeres del oriundo de Santo Domingo son los autos lujosos, y justo de esto hablaremos el día de hoy. Hay una historia muy curiosa que debes conocer al respecto.

Tremenda apuesta

El mítico bateador designado de los Medias Rojas de Boston aprovechó su tiempo libre para acudir a un campo de golf, hobby al que se dedica de manera asidua. No obstante, esta vez decidió ponerle un poco de emoción al asunto y mostrar que todavía puede competir, aunque ya no sea en el mundo de las bolas y los strikes, por lo que puso en juego uno de sus vehículos.

El carro en concreto fue un Lamborghini Aventador, una de las piezas principales de su garaje que podemos apreciar en la siguiente imagen:

 Esta es la bestia en la que se pasea el Hall of Famer.
Esta es la bestia en la que se pasea el Hall of Famer.

¿Cómo resultó la jugada?

Lo interesante del asunto, es que Ortiz apostó su joya sin saber cuál era el premio. Aun así, el misterio no fue impedimento para que con mucha valentía, hiciera tan osado movimiento que al fin y al cabo terminó dándole un bonito regalo.

Resulta que tras vencer en el juego de los hoyos, David se ganó merecidamente un Porsche 911 GT3 R valuado en 161 mil dólares. Un maquinón que puede viajar a 312 Km/h y puede acelerar de 0 a 100 en solo 3,2 segundos.

 Imagen referencial del auto que se ganó el Big Papi. El suyo también es color rojo.
Imagen referencial del auto que se ganó el Big Papi. El suyo también es color rojo.