21 abril 2022

Decreto de declaración de guerra a la República de Haití 19 de abril de 1844

 

Por Manuel Otilio Pérez P.

La Junta Central Gubernativa presidida por Tomás Bobadilla declara la guerra a la República de Haití, por constante acoso de invasiones registradas desde la proclamación de la República Dominicana y emite el decreto número 4, buscando por todos los medios el establecimiento de relaciones diplomáticas y económicas (Diario Libre, 19 de abril de 2022, Efemérides, pág 2).

Declaratoria de guerra a muerte por mar y por tierra a la República de Haití.

Decreto de la Junta Central Gubernativa 19 de abril de 1844.

Dios, Patria y Libertad
República Dominicana

La Junta Central Gubernativa, conservadora y representante de los derechos de los pueblos.

Considerando que la República Haitiana ha aparentado desconocer los principios de soberanía que residen en los pueblos y el supremo derecho que ellos tienen para velar a su bienestar y a su felicidad, que es el fin de toda asociación.

Considerando que el mismo Gobierno Haitiano ha desconocido los justos reclamos que los pueblos de la parte antes española han tenido para separarse en masa de aquel Gobierno, no obstante la manifestación hecha con fecha 16 de Enero, que le fue remitida oficialmente.

Considerando que a pesar de la conducta franca y Generosa que hemos observado para con los haitianos, limitando nuestro pronunciamiento a sólo el acto de separación y a los medios de una defensa natural, abriéndole la puerta a acontecimientos honrosos, tratándolos con la mayor filantropía, haciendo respetar sus personas y sus bienes; ellos y su gobierno han correspondido con ultrajes y vejaciones, despreciando las comunicaciones oficiales que le han hecho y las capitulaciones que se celebraron en en esta ciudad y en la de Puerto Plata, y desde el 9 de marzo último violaron nuestro territorio y rompieron las hostilidades sin que precediera ninguna explicación, ni los preliminares de costumbre entre pueblos y naciones cultas.

Considerando que el pueblo haitiano, o sean sus mandatarios, al emprender contra nosotros una guerra tan injusta como escandalosa, ha hollado todos los principios y desconocido nuestros derechos, aprisionando y tratando cruelmente a nuestros parlamentarios por la parte del Norte, a nuestros sacerdotes, a algunos de nuestros conciudadanos, mujeres y niños, manteniéndolos en dura prisión sin darles los alimentos necesarios para sostener la vida, añadiendo así nuevas injusticias a las muchísimas que han dado margen a nuestra separación.

Considerando que por la naturaleza, los derechos de un invadido son iguales a los del invasor, y que cuando un pueblo o nación niega a otro lo que le pertenece, no le queda otro recurso al ofendido que apoyar su manifestación con la fuerza; y como de los haitianos no debemos esperar otra justicia que la que obtengamos con las armas en las manos, por su injusta conducta anterior, por su agresión actual, por sus pérfidos manejos, por la devastación, incendios, pillajes y asesinatos que han ejercido en nuestros campos y poblados por donde han pasado, sobre personas indefensas; todo lo cual nos da un doble derecho para resistir o morir primero que someternos a semejante gobierno. Por todos estos motivos hemos decretado lo que sigue:

Art. 1° Declaramos solemnemente y en toda forma, guerra abierta, por mar y por tierra, a la nación haitiana, como dañina y enemiga.

Autorizamos a nuestros conciudadanos, y a los que se unan a nosotros, para hostilizarlos; y como injustos agresores, ellos serán responsables ante Dios y el mundo de los males y horrores que traen consigo las guerras, la sangre humana vertida, la disolución de las familias, la rapiña, las violencias, la destrucción, los incendios; todo será obra suya y consecuencia de criminal conducta.

Art. 2° No habrá paz, ni transacción alguna de nuestra parte, mientras el enemigo ocupe nuestro territorio, demarcado bajo sus antiguos límites, y mientras no reconozca nuestros derechos, la separación que hemos proclamado y que la República Dominicana es un Estado libre y soberano.

Art. 3° La guerra será tal como se nos haga, regular o irregular, resueltos todos a perecer primero que volver a soportar el pesado yugo de un gobierno cruel; y no omitiremos todas las represalias que exijan las circunstancias…

Art. 4° Los españoles-diminicanos (domiñoles, MOPP) que permanezcan con los haitianos adheridos a su causa, y que sean cogidos con las armas en las manos, serán tratados lo mismo que si fuesen haitianos y enemigos.

El presente decreto será impreso, publicado y ejecutado en todo el territorio de la República Dominicana.

Santo Domingo. 19 de abril de 1844 y 1° de la Patria.

El Presidente de la Junta, Bobadilla.- El Vice-Presidente Manuel Jimenes.- Caminero.- Echavarría.- Carlos Moreno.- Delorve.- Valverde.- J. Tomás Medrano.- Juan Pablo Duarte.-El Secretario de la Junta, Silvano Pujols.

(Colección de Leyes, Decretos y Reglamentos, doc. 7; García, Guerra de la Separación Dominicana… pág 15, y Emilio Rodríguez Demorizi, Guerra Domínico-Haitiana, 1957, pp 102-104).