José Altuve es un prodigio del béisbol, eso no tiene discusión. Desde su irrupción en las Grandes Ligas por allá en el año 2011 todos quedaron boquiabiertos con lo que podía hacer; jamás imaginaron que alguien con su complexión física pudiera jugar al más alto nivel y sobre todo, destacar de la manera en que él lo hizo y lo siguió haciendo hasta nuestros días.

Mucha agua ha corrido bajo este río y ya Astroboy no es aquel pequeñito del que pocos sabían su nombre, hoy es una verdadera referencia que se ha ganado el cariño y el respeto de todos con su increíble palmarés tanto individual como junto a su franquicia, los Astros de Houston. Tampoco es igual para él la situación a nivel económico, ya que actualmente es de los beisbolistas mejor pagados del negocio cobrando 26 millones de dólares al año.

Por todo eso y más, sería raro pensar que Tuve pueda jugar en un nivel que no sea el de MLB, pero pasará.

De vuelta a las menores

Por tercera vez en los últimos 5 años el camarero de la tropa sideral se uniformará con el filial Triple A de su equipo. Las otras 2 acontecieron en 2018 y 2019.

En el 2018 solo jugó 1 encuentro antes de volver a ser subido a la Gran Carpa, mientras que en 2019 estuvo en un total de 5 encuentros con el cuadro que antecede al nivel profesional.

En ambas ocasiones el motivo de su visita a Triple A fue el mismo que el de ahora: recuperarse de una lesión y ponerse a tono antes de retomar su carrera en el Big Show.

De novato nunca estuvo

Bajar a la categoría inmediata a Las Mayores debería ser una experiencia que traiga muchos recuerdos a la mente de los peloteros, al fin y al cabo, de allí vienen, pero no para José Altuve. De manera atípica y curiosa, el nacido en Puerto Cabello, estado Carabobo, jamás pasó durante su época de rookie en Triple A.

En el año 2011 tras una pasantía por Clase A y otra por Doble A fue subido al equipo principal, saltándose de esa manera un escalón. Sí, así de bueno era y así de grande era la confianza que le tenían en la organización.