14 abril 2022

Las mujeres ganaderas son clave para mitigar el cambio climático

 Listin Diario

Vida Verde miércoles, 13 de abril de 2022

Ganaderas de la cuenca del río Yuna aplican buenas prácticas para incrementar la resiliencia de sus fincas ante eventos climáticos extremos

  • Las mujeres ganaderas son clave para mitigar el cambio climático

    Altagracia Cortorreal maneja su finca en la comunidad de Maimón, provincia Monseñor Nouel.  © Cortesía FAO

  • Las mujeres ganaderas son clave para mitigar el cambio climático
  • Las mujeres ganaderas son clave para mitigar el cambio climático
  • Las mujeres ganaderas son clave para mitigar el cambio climático

Crucita Paulino es una productora ganadera y líder comunitaria nata, a quien ni las dificultades ni la edad le quitan el entusiasmo a la hora de introducir innovaciones en la finca ganadera que maneja junto a su esposo, Guillermo Evangelista, en la comunidad de La Cueva, provincia Sánchez Ramírez.

En las 64 tareas de la propiedad familiar, los esposos alimentan y ordeñan las 20 cabezas de ganado que pastan en su finca destinada a la producción de carne y leche, para lo cual debían adquirir alimentos procesados importados que a los actuales precios del mercado cada vez se les hacía más costoso.

Poco a poco, la producción de su finca ha ido mejorando para esta familia, que, con asistencia técnica de la FAO y extensionistas de la Dirección de Ganadería, ha destinado 2 tareas de terreno para la siembra de plantas de morera que utilizan como banco de proteína para enriquecer la alimentación del ganado.

“Si una vaca te da 10 botellas de leche, la alimentas con morera y mañana te da 12 botellas. Ha sido maravilloso”, comenta Crucita durante un día de campo organizado por la FAO junto a los socios del proyecto de Ganadería Climáticamente Inteligente (Ganaclima) que se desarrolla en la cuenca del río Yuna.

“Antes, aquí se compraba alimento para suplementar el ganado, ahora con la morera ya no hay que comprar afrecho, que es muy caro y difícil de conseguir.  Los animalitos se me estaban muriendo de hambre, pero al llegar este proyecto nos han ayudado bastante”, explica Crucita, quien pertenece a la Asociación de Ganaderos de La Cueva (Asogacue) y a la Asociación de Madres de esta comunidad. 

Además de la morera, en la finca de Crucita se ha sembrado 15 tareas de pasto San Ramón para mejorar la alimentación del ganado, se han divido potreros y fertilizado 17 tareas, lo que ha permitido un aumento de la producción de 8 a 10 litros de leche por vaca en ordeño por día, así como aumento en la producción de pasto y forraje en 69%, reduciendo la erosión del suelo, aumentando la cobertura vegetal, mejorando la capacidad de resiliencia a sequía y una mayor captación de carbono. 

Durante el día de campo para intercambiar experiencias, los socios del proyecto Ganaclima visitaron también la finca ganadera de Altagracia Cortorreal, en la comunidad de Maimón, provincia Monseñor Nouel.

El Derecho por la ganadería

Altagracia es una joven madre de 2 hijos, quien abandonó la carrera de Derecho para dedicarse en cuerpo y alma al cuidado de la propiedad familiar cuando falleció su padre. Con una firmeza que ha convertido en su sello, Altagracia maneja las 130 tareas de su finca donde el personal técnico de Ganaclima y el programa Megaleche de la Digega, la han apoyado en la creación de un banco de proteína con la siembra de 4 tareas de plantas de morera, que han complementado con el cultivo de 32 tareas de pasto Estrella Africana y con la introducción de 200 plantas de caoba criolla. 

“Antes del proyecto teníamos inconvenientes con la comida para el ganado, era escasa pues el pasto estaba desmejorado. Ahora la producción de leche en mi finca ha aumentado entre un 20 a 30 por ciento. Cuando los animales están bien comidos van a tener mejores beneficios en producción de carne y leche”, asegura Altagracia, quien pertenece a la Asociación de Ganaderos de Maimón (Asogama). 

De acuerdo a Ramón Marte, técnico de Ganaclima, estas buenas prácticas han mejorado sustancialmente la finca piloto que actualmente registra un aumento de un 51% en la producción de leche y un 236% en la producción de pasto y forraje, impactando en la reducción de la erosión del suelo, aumento de la cobertura vegetal y mayor captación de carbono.
 

Ganadería climáticamente Inteligente

Las propiedades de estas dos ganaderas son parte de las 30 fincas piloto que reciben asistencia técnica de la FAO, a través del proyecto de Ganadería Climáticamente Inteligente (GANACLIMA-RD), mediante el cual se promueven buenas prácticas ganaderas con enfoque climáticamente inteligente, incluyendo el uso sostenible de los recursos naturales para mitigar el impacto del cambio climático e incrementar la resiliencia de productores y productoras a eventos climáticos extremos.

Esta iniciativa se desarrolla en 8 provincias de la cuenca del río Yuna.