El dominicano Robinson Canó estuvo dedicado a su preparación física y deportiva durante su ausencia del béisbol organizado tras una suspensión por uso de sustancias prohibidas. Prueba de ello fue su participación por 2 temporadas consecutivas en el béisbol invernal de su país y en la Serie del Caribe.

La intención del ex de los Yankees de Nueva York era llegar en la mejor forma posible a la MLB para el 2022 y parecía que había cumplido con su cometido, pero ahora resulta que todo pudo ser en vano.

Actualmente los Mets de Nueva York se encuentran en medio de un verdadero dilema, luego de que una resolución de las Grandes Ligas les ordenara reducir la nómina a todos los clubes de 28 jugadores a 26.

Esto afecta principalmente a equipos como el del camarero quisqueyano, los cuales poseen muchísimas figuras y soltar a cualquiera de ellas representa un verdadero sacrilegio. Más si se toma en cuenta el alto salario que cobra el oriundo de San Pedro de Macorís, el cual se ubica en 24 millones de dólares por año, de los cuales 20,25 son responsabilidad del cuadro de la Gran Manzana y el resto de los Marineros de Seattle.

El gran problema

Por acuerdo entre la MLB y la MLBPA, todas las franquicias tendrán que reducir su número de lanzadores a un máximo de 14 lanzadores hasta el 29 de mayo y a 26 peloteros la nómina general a partir del próximo lunes.

En este momento, el conjunto azul y naranja cuenta con 14 pitchers y 14 jugadores de posición, y desde ya se barajan 2 opciones para ellos. Eliminar a 2 jugadores de campo y quedarse con el máximo de 14 serpentineros o equilibrar con 13 y 13, pero en ambos casos algún toletero del puesto 2 al 9 tendrá que decirle adiós al máximo nivel, y uno de los que peligra es Robinson Canó.

Otras opciones

Las demás alternativas que estaría barajando la gerencia metropolitana son Dominic Smith, Travis Jankowski, Luis Guillorme y JD Davis, pero a decir verdad todos ellos se encuentran en mejor presente ofensivo que el laureado segunda base quisqueyano y son mucho más jóvenes que él.

Esto pone las cosas cuesta arriba para Robinson, ya que de ninguna manera los Mets quieren restarle valor a jugadores que el día de mañana pueden ser buenas ventas y piezas de cambio. Sin embargo, todavía existe la posibilidad de que por lo bien que está la escuadra a nivel deportivo ahora mismo, opten por respetarle su condición de veterano y antigua gran figura del béisbol.

Las palabras del gerente

Según el gerente general Billy Eppler, todavía no hay una decisión tomada al respecto:

"Me sentaré con nuestro grupo de operaciones de béisbol y el cuerpo técnico y analizaré cuáles son las opciones y escucharé a las personas brindar opiniones e información sobre cómo lo ven. Voy a tener una idea de cómo ven la lista tomando forma. En última instancia, me sentaré con Buck Showalter (mánager) y trataré de averiguar cuál es el mejor curso de acción".

¿Será el final de la historia de Robinson Canó con los Mets de Nueva York o le respetarán el exitoso curriculum? Pronto lo averiguaremos.