19 abril 2022

'Será una pesadilla': la ciudad de Texas se prepara para una avalancha de personas que cruzan la frontera cuando termine la regla de Covid en mayo

19 de abril de 2022, 4:38 a. m. AST

Mientras la administración de Biden se prepara para levantar las restricciones de Covid para los cruces fronterizos el 23 de mayo , los funcionarios locales de lo que históricamente ha sido uno de los puntos de cruce más concurridos están haciendo sonar la alarma de que necesitarán que Washington pague la factura de un aumento récord esperado en la migración. sobre la frontera entre Estados Unidos y México .

“Logísticamente, será una pesadilla”, dijo el alcalde Javier Villalobos de McAllen, Texas, la ciudad más grande del sector que suele ser el epicentro de los cruces fronterizos del suroeste, el Valle del Río Grande. La mayoría de los inmigrantes detenidos en el Valle del Río Grande a quienes se les permite ingresar a los EE. UU. para presentar solicitudes de asilo pasan por McAllen para abordar autobuses o vuelos a las ciudades donde presentarán sus casos en los tribunales. Sin embargo, bajo las restricciones de Covid conocidas como Título 42, menos de la mitad llegó a McAllen, y la mayoría fue devuelta a México en la frontera. 

En marzo, más de 7000 migrantes cruzaron la frontera por día en promedio, lo que hizo que los cruces fronterizos superaran los 220 000, la mayor cantidad en más de dos décadas . El Departamento de Seguridad Nacional estima que cuando se levante el Título 42, esos números podrían aumentar de 12,000 a 18,000 cruces por día. 

Unos 170.000 esperan en campamentos en México, donde han estado viviendo en malas condiciones después de que se les negara la entrada a Estados Unidos debido al Título 42.

Villalobos y su personal han estado en contacto con la Casa Blanca, dijo, sobre los planes para alimentar, transportar y albergar temporalmente a lo que podrían ser miles de migrantes por día que cruzan el área.

El mensaje de Villalobos es simple: “Si necesitan nuestra ayuda, entonces necesitamos los fondos. No estamos en el negocio de la inmigración. No presupuestamos para la inmigración”.

El administrador municipal adjunto de Villalobos y McAllen, Jeff Johnston, dijo que recibieron alrededor de $30 millones del gobierno federal durante el año pasado y que necesitarán más que eso para estar preparados para manejar la afluencia que se avecina. El Departamento de Seguridad Nacional confirmó la cantidad, y un portavoz dijo que la agencia “valora enormemente la asociación de las comunidades a lo largo de la frontera suroeste y se relaciona regularmente con funcionarios electos, líderes locales y organizaciones no gubernamentales”.

En llamadas recientes con miembros del personal de la administración de Biden, los funcionarios de McAllen han pedido más fondos. Hasta el momento, dijeron, no les han dado una garantía. La mayoría de las promesas de fondos se hacen mensualmente y por partes, dijeron.

McAllen recibió $1.65 millones en fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para manejar la migración durante abril, según la oficina del alcalde, pero dicen que necesitan una suma global adicional para hacer planes. 

“Creemos que el gobierno federal debería resolver el problema de encontrar maneras de llevar a los inmigrantes a donde necesitan ir”, dijo Johnston. “Esperamos ansiosamente su resolución final a todo esto”.

El verano pasado, los funcionarios del condado de Hidalgo, donde se encuentra McAllen, abrieron su propio sitio para los migrantes que llegan al Parque Anzalduas en la ciudad de Mission, donde los que cruzan la frontera pueden hacerse la prueba de covid y ser retenidos, si dan positivo, antes de ser trasladados a locales. refugios Los funcionarios habían planeado cerrarlo pronto, pero con el reciente anuncio de que el Título 42 se levantará el próximo mes, decidieron mantenerlo abierto. Dicen que necesitarán más dinero para ejecutar un sitio de prueba y cuarentena a una escala tan grande. 

Excluyendo los fondos entregados a McAllen, las agencias y organizaciones sin fines de lucro en el condado de Hidalgo recibieron $1 millón del DHS, según datos de la agencia.

Un portavoz dijo que el DHS ha "puesto en marcha un plan integral de todo el gobierno para gestionar cualquier aumento potencial en la cantidad de migrantes que se encuentran en nuestra frontera, y el DHS ha establecido un Centro de Coordinación de la Frontera Suroeste para ejecutar esos planes. Estamos aumentando nuestra capacidad para procesar a los recién llegados, evaluar las solicitudes de asilo y eliminar rápidamente a aquellos que no califican para la protección Aumentaremos el personal y los recursos según sea necesario y ya hemos redistribuido a más de 600 agentes de la ley en la frontera”.

“[Nosotros] continuaremos interactuando regularmente con todas las partes interesadas para proporcionar actualizaciones y escuchar sus comentarios”, dijo el portavoz.

'Un proceso seguro y ordenado'

Quizás la organización no gubernamental más importante en el área es Caridades Católicas. Todos los días, el refugio de Caridades Católicas en McAllen recibe camiones y autobuses llenos de inmigrantes recién llegados, transportados directamente desde la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza. A partir de ahí, se les da la oportunidad de ducharse y comer, así como ayuda para navegar sus viajes a sus destinos finales en los EE. UU., donde presentarán sus casos ante los jueces de inmigración. 

Por esa razón, cualquiera que quiera medir el calor del flujo migratorio en el Valle del Río Grande recurre a la hermana Norma Pimentel, que dirige el refugio de Caridades Católicas en McAllen. 

Su refugio ahora atiende principalmente a familias con niños menores de 7 años, ya que es más probable que se les permita ingresar a los EE. UU. bajo las restricciones actuales de Covid. Pero cuando se levante el Título 42, dijo, verá muchos más inmigrantes. 

Caridades Católicas ha abogado por el levantamiento del Título 42, y Pimentel sigue confiando en que su refugio puede asumir el aumento de número. 

“Creo que podremos administrar la cantidad de personas que la Patrulla Fronteriza puede entregarnos”, dijo. “Aprecio el apoyo que recibo de la Patrulla Fronteriza, el gobierno federal y el gobierno de la ciudad. Queremos asegurarnos de tener un proceso seguro y ordenado”.