Por mucho tiempo se habló del potencial que albergaba un chico llamado Julio Rodríguez que hacía vida en las categorías inferiores de los Marineros de Seattle. Los diversos rankings de prospectos y los propios rumores lo popularizaron hasta el punto de que llegó a ser muy conocido en todo el planeta beisbolero sin siquiera haber pisado un diamante de MLB.

De vez en cuando veían la luz pública algunos audiovisuales que lo tenían como protagonista y que evidenciaban algunas de las habilidades por las que tanto fue alabado.

Sin embargo, el gran momento llegó en este 2022. El joven jardinero de apenas 21 años reunió los méritos necesarios para formar parte de la nómina principal de los Mariners y no solo eso, sino también para ser el titular en su jardín central todos los días.

Los números lo respaldan

Cuando el mánager Scott Servais dijo en una rueda de prensa previa al comienzo de las Grandes Ligas: "Llegó el momento de que Julio Rodríguez juegue en Las Mayores", pocos estaban seguros de que esa fuera una buena idea, dada la tierna edad del nacido en Loma de Cabrera.

Aun así, su debut se dio, y a día de hoy podemos decir que con creces, el muchacho ha cumplido. Su línea ofensiva previa a la jornada del 3 de mayo es de .238/.307/.325. Ha pegado un total de 19 imparables en 80 turnos e incluso, ya estrenó su cuenta jonronera con un tablazo de 450 pies de distancia.

Tumbó al Bebo

Luego de un mes en la Gran Carpa, ya es un hecho que se quedará en ese nivel por lo demostrado hasta ahora, pero hay más: se adueñó de un récord que estaba en poder de Fernando Tatis Jr.

En su primer mes de abril como ligamayorista J-Rod se apoderó del registro de más bases robadas en dicho periodo para un debutante nacido en la tierra del merengue con 9, El Niño había estafado 6 durante abril de 2019.