04 mayo 2022

Adiós a los bajones: 5 técnicas probadas para levantar el ánimo que sí funcionan

Por Daniel Colombo / No hay nada más frustrante que estar atascado en una rutina, sentirse en medio de un bajón anímico, y no saber cómo salir de allí. Incluso las personas más positivas pueden encontrarse de repente con una serie de contratiempos personales o profesionales, y puede ser difícil mantener el ánimo cuando todo resulta sombrío.

Aunque esto pueda parecer una situación que no se puede cambiar, en realidad hay innumerables pequeñas cosas que puedes hacer para mejorar tu estado de ánimo, desde simplemente recordarte las buenas cualidades que tienes hasta adoptar algunos nuevos hábitos que te harán sentir mucho mejor.

Claro que hay situaciones sumamente dolorosas y desafiantes: no se trata de tapar o negar las emociones, sino de afrontarlas, identificarlas y abordarlas desde la mejor perspectiva posible.

Usualmente se nos ha enseñado que las cosas son bipolares, positivas o negativas. No necesariamente es así, ya que sabemos que a veces es posible tomar distancia hacia una actitud neutral, observar lo que sucede, y luego, accionar o decidir.

Asumir una actitud optimista no significa ser absolutamente positivos ni garantiza la felicidad todo el tiempo. La vida tiene sus desafíos, y lo mejor que puedes hacer es afrontarlos con entereza y con la actitud de aprendizaje. Pregúntate: ¿Qué puedo aprender de la situación que estoy viviendo?

Para ayudarte a decirle adiós a los bajones de ánimo, y para poder sobrellevarlos mejor (ya que seguramente vuelvan a inundar nuestra vida en algún momento) nos centraremos en cinco técnicas probadas que pueden ayudarte a levantar el ánimo y volver a recobrar el espíritu vital y el entusiasmo.

  • 5 técnicas para levantar el ánimo

La ciencia ha explicado extensamente desde hace al menos 50 años el valor de enfocarse en la posibilidad, en vez de ver siempre el impedimento. Cuando miras las situaciones en forma limitada, el cerebro se cierra y tiñe todo de la palabra “problema”, y de allí a la angustia existencial hay un solo paso.

Por eso aquí tienes estas 5 técnicas que sí funcionan para levantar el ánimo en casi cualquier circunstancia. Claro que debes poner todo de tu parte y animarte a practicarlas hasta incorporarlas como un hábito, y luego del hábito, transformarlas en tu estilo de vida.

¿Cómo sería tu vida si pudieses atravesar con mayor liviandad los desafíos que nos presenta? Estas claves te pueden ayudar:

 1 – El ejercicio es bueno para el estado de ánimo

Una forma de sentirse mejor es haciendo ejercicio. Esto no significa simplemente salir a correr o probar algunas posturas nuevas de yoga, sino encontrar formas de sacudirte físicamente en tu vida.

Movimientos sencillos como subir las escaleras en lugar del ascensor o estacionar el coche un poco más lejos de la tienda para tener que caminar más te van a ayudar.

También funciona el tomar acción, no estar en la cama cuando sientes un bajón, incluso sentarte en un sillón y dedicarte a leer sobre algo positivo te va a venir bien.

Otra forma de ejercitarte físicamente es escuchar música alegre y darte fuerza bailando. La renovación de energía que se produce libera endorfinas en el cerebro, que son las hormonas del bienestar.

Una clave que aprendí de Tony Robbins, considerado el coach y mentor más famoso del mundo, es que necesitas elevar permanentemente tu nivel de energía si quieres lograr un mejor resultado o salir del estancamiento que sientes. Por eso es que mover el cuerpo, caminar, hacer yoga, andar en bici o lo que desees, ayuda tanto a despejar la pesadumbre mental y emocional.

Recuerda que siempre, ante cualquier síntoma que se extiende en el tiempo, lo apropiado es consultar con psicoterapeutas profesionales.

2 – Prueba la meditación y el mindfulness

Si te sientes mal puede parecer que no hay forma de salir del bache. Pero una cosa que nunca debes hacer es rendirte. Aunque puede ser difícil cambiar la mentalidad, hay muchas cosas que están a tu alcance para sentirte mejor.

Siempre habrá algún motivo para sentirte bajo de entusiasmo; y, a la vez, existe la maravillosa posibilidad de que observes y te enfoques en esos momentos en lo que sí funciona en tu vida, es decir, lo positivo, por mínimo que sea.

Por ejemplo, al estar leyendo este artículo ya tienes la dicha de la vista, el acceso a la tecnología y tu energía que te permite hacerlo. Todo cuenta: no minimices lo bueno que ya está presente en tu vida; aprécialo. Es un gran punto de partida.

Una forma milenaria de estimular el bienestar interno para cambiar los estados de ánimo es la meditación. Lo hago diariamente desde hace más de 20 años, y me lleva pocos minutos. Hay muchas técnicas, y, por lo que he experimentado, quiero decirte que no hay una sola forma de hacerlo correcto: la única forma es, simplemente, hacerlo.

Tómate uno, dos o más minutos al día, preferentemente en un horario fijo. Cierra los ojos, céntrate en tu respiración e imagina y siente cómo se mueve dentro de tu cuerpo.

Si lo llevas a la disciplina del mindfulness, que es una técnica para observar la realidad en el momento presente, sin intenciones de juzgar y con plena apertura y aceptación, podrás aquietar la mente, y dejar que los pensamientos fluyan libremente. No intentes controlarlos.

Con la práctica continuada experimentarás que esos pensamientos zumbones en tu mente empiezan a serenarse, y que entras en un estado profundo de serenidad. Estado que luego podrás replicar cuando regresas a las actividades cotidianas. No es lo mismo estar en calma que estar en modo reactivo ante todo lo que sucede.

3 – Alimenta tu cerebro con algunos juegos de ingenio

Otra de las formas más eficaces de levantar el ánimo es recrearte usando algunos juegos de ingenio. Hay montones de sitios web en los que puedes jugar a divertidos juegos de ingenio como el Sudoku, las sopas de letras y los crucigramas (yo soy fan del Scrabble, que tengo en mi celular, por ejemplo).

La clave es que sean ligeros y divertidos. Y si te hacen pensar un poco, y deducir, estarás estimulando partes de tu cerebro diariamente, lo cual contribuirá a sentirte mejor cada vez.

Por supuesto que también vendría muy bien que compartas el juego con otras personas, incluso si no te dan ganas: el simple hecho de socializar y hasta forzar una sonrisa, ha demostrado que aumenta las hormonas de la felicidad del cerebro, produciendo momentos de mayor bienestar, lo que ayudará a ir saliendo del estado de ánimo en el que estabas.

4 – Recuerda siempre tener un pensamiento feliz

Posiblemente uno de los grandes desafíos del bajón es gestionar mejor los pensamientos. Cuando estamos así tendemos a tener pensamientos catastróficos y a ver todo oscuro, sin ninguna salida por delante.

Lo que voy a sugerirte quizás implique cierto esfuerzo, aunque te aseguro que el resultado será altamente positivo: haz una lista de momentos felices de tu vida. Sí, hazla en el momento del bajón.

A continuación, haz otra lista de gratitud que incluya todas aquellas las cosas por las que agradeces, desde lo ínfimo en adelante. Escribe haciendo lo mejor que puedas; llena varias hojas con estos estados que nacen de un pensamiento, y que luego lo conectas con la gratitud, que es uno de los rescates emocionales más poderosos que puedes aplicar.

Es posible que, al hacerlo durante algunos minutos, tu rostro cambie de tristeza a seriedad, y de seriedad a amabilidad contigo y con lo que sientes. Y algunas situaciones provoquen alguna sonrisa, o al menos la mueca de la sonrisa.

Los investigadores han descubierto que incluso una risa rápida puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y aliviar los sentimientos de ansiedad y estrés. Pruébalo.

5 – Rodéate de personas que te alienten

Más allá de las circunstancias duras, que sí existen y no hay que negarlas ni ocultarlas, el elegir cuidadosamente de qué personas te rodeas cuando estás en un bajón será estratégico para cargar las pilas, compartir lo que sientes y empezar a enfocarte en algunas salidas. Incluso, ya sabes, una mascota es a veces un gran soporte emocional.

No te servirá que la gente te diga “pobrecita”, o simplemente “¡Tú puedes!”, porque el cambio anímico no depende de ningún factor externo, sino de un profundo cambio de percepción interior tuyo, a partir de modificar algo en tu actitud.

El girar la actitud aunque sea un grado hacia el lado más optimista, ya resultará de gran avance para salir del estancamiento del bajón.

Como te comenté antes, todo es cuestión de aceptar las emociones como se presentan -puesto que no se pueden “controlar” como se dice habitualmente, aunque sí se pueden gestionar mejor-, y a partir de ahí, explorar qué opciones tienes.

Con estas 5 técnicas probadas es posible tener un mejor estado de ánimo y vivir una vida mejor. Haz todo lo mejor de tu parte; practícalas lo suficiente, y empezarás a ver esa salida que anhelas.