Hay una relación muy estrecha entre los deportes, el juego y las apuestas. El espíritu competitivo y lo apasionante resultan los temas deportivos son ingredientes que repercuten en ello.

Por sobretodo, debemos tener claro que las apuestas son un juego. El propósito primordial de jugar es divertirse. Los juegos son actividades de entretenimiento en donde ejercitamos alguna capacidad o destrezas, ceñidos a unas normas, donde en ocasiones podemos competir con otros.

Pero, las cosas no resultan tan bien como las intenciones detrás de estas actividades pretenden, cuando perdemos el norte y caemos en excesos. Por ello, la forma de ganar es apostando al juego responsable, de modo que no hayan repercusiones negativas y podamos divertirnos al máximo.

¿QUÉ ES EL JUEGO RESPONSABLE?

Llamamos al juego “responsable” cuando hacemos las decisiones de forma racional teniendo en cuenta las circunstancias personales evitando que jamás llegue el juego a ser un problema. Para ello, el único objetivo debe ser el entretenimiento, la distracción, cuidando que el valor de lo jugado no supere lo que nos podamos permitir.

Al jugar responsable la actividad no interfiere en nuestras obligaciones sociales, profesionales o familiares. El jugar no ha de ser una prioridad, sino una actividad que nos deje sensaciones positivas y experiencias agradables.

Dentro del mundo del juego y las apuestas, las deportivas mueven un gran nicho. Y entre nuestra audiencia, como diario deportivo somos en Récord, seguro hay un gran segmento de ella que conoce sobre las apuesta deportivas, otros que suelen hacerlo y otras personas que desean iniciarse en ello. Como medio que cuida y se preocupa por sus lectores, no solo procurando tener el contenido de su interés, también la responsabilidad social de transmitir valores; nos sumamos a la educación sobre lo qué es el juego responsable e invitar a ello. Desde luego que, continuaremos con publicaciones de este tipo, para guiar sobre qué se debe y no se debe hacer a la hora de empezar a apostar y aprender a convivir con las apuestas deportivas.

¿Cómo se logra? Siguiendo una serie de pautas a poner en práctica cada vez que hagamos una apuesta o juguemos en un Casino. 

CÓMO JUGAR RESPONSABLEMENTE

El Juego responsable se encuentra en este mundo de apuestas deportivas y en las mejores Agencias de Apuestas, como lo es Betcris, una de las más prestigiosas del país. Y sólo con repetir la serie de consejos y guía que te ofreceremos se harán esas prácticas parte de tu forma de jugar. Lo primero es mantener definido 3 puntos esenciales: mentalidad, tiempo y dinero.

Mentalidad: para practicar un Juego responsable en las apuestas deportivas y el juego, es grabarnos el concepto que su propio nombre indica, el juego es sólo eso, un juego. No debe haber en el juego nada más que un motivo de ocio. Y como todo juego, más allá de nuestras habilidades se está sujeto a unas variables de azar que van a incidir en que ganemos o perdamos.

Perder es parte del juego y al jugar debemos disfrutar y divertirnos independientemente de los resultados.

Debemos cuidar no buscar en el juego una forma de escape a problemas personales o algún sufrimiento. El jugar ha de ser como ir por un trago, jugar un videojuego o practicar un deporte.

Tiempo: cuidarnos de obsesiones. Una manera de controlarnos es no excedernos con el tiempo que le dedicamos a practicar o a jugar. Por ello, es conveniente que establezcamos un tiempo determinado para divertirnos jugando, no más. Han de ser momentos de total despreocupación y que no interfieran con otras actividades que son prioridad. El juego como ocio que es, nunca supondrá ser una prioridad. Las responsabilidades van primero; trabajo, nuestro cuidado, tareas del hogar, el tiempo en familia.

Dinero: lo más elemental del Juego responsable y el que más tenemos que cuidar es cuánto gastar. Debe determinarse una forma de controlar lo que gastamos en el juego y las apuestas deportivas. No se debe tocar jamás dinero que se necesite para asuntos básicos: manutención, facturas, cuentas por pagar. Lo adecuado es establecer una cantidad fija que no nos vaya a hacer falta y podamos ‘dar por perdida’. El ganar no debe ser lo esperado, darlo por sentado. Debe ser visto como un premio, un sorteo. No es una retribución esperada en la cuál debamos depositar la confianza de la solución de nuestros problemas económicos. Recuerda, es un juego, no un trabajo. La recompensa en el juego vive en la experiencia agradable nos da la actividad por el hecho de entretenernos cuidando no hayan impactos negativos porque lo hacemos de manera responsable.

Queremos construir una mentalidad de juego responsable, conocer cuánto dinero nos podemos gastar y cómo, emplear solo el tiempo justo a jugar, dominar el juego online y las apuestas deportivas.

El jugar no es un mecanismo o fuente de ingresos. Al apostar responsable siempre ganamos, porque el fin es entretenerse y vivir experiencias reconfortantes. Se apuesta un valor previamente pensado y destinado para ello, con la certeza de que bien podríamos ganar y también perder pues eso es el juego.

Es menester aprendernos las normas de la agencia de apuestas, conocer nuestros límites, las normas de cada tipo de apuesta y los diferentes mercados para apostar a según qué deportes, o bien las reglas de un juego de casino.

Algunas agencias de apuestas cuentan con ciertas medidas internas para detectar cualquier anomalía de juego en el perfil del usuario para poder intervenir y evitar que esta persona llegue a crear un hábito de juego o un vicio (ludopatía). Agencias de apuestas como Betcris cuenta con estas políticas y mecanismos para proteger al usuario a fin de mantener una comunidad sana que practica las apuestas deportivas como método únicamente de recreación.

Si se aplican estos consejos jugarás responsablemente, y toda la experiencia será positiva, afectiva y efectiva. Por tanto, jugar responsable es la única forma de siempre ganar, ya sea dinero o buenos momentos de ocio ¡sin problemas!

Apuesta a jugar responsablemente.