Una de las principales piezas de los Astros de Houston en los últimos tiempos ha sido el receptor puertorriqueño Martín Maldonado. Su defensa ha sido de gran utilidad y su sapiencia para guiar a los lanzadores le ha conferido al cuadro dirigido por Dusty Baker una herramienta de las que pocos pueden presumir.

Por la misma razón, hace unos meses se le llegó a vincular con otras novenas, incluso con los Yankees de Nueva York. Al fin y al cabo, ¿Quién no quiere a alguien con su experiencia dentro de sus filas?

En la presente campaña, su inicio ofensivo no fue el mejor y sus números con el madero dejan mucho que desear, pero la realidad es que con tantas cualidades a la hora de ponerse los aperos, es difícil imaginar a una tropa sideral sin él llevando los hilos de todo desde el puesto número 2.

Una prueba de que debe seguir estando en la parte posterior del pentágono indiferentemente de lo que pueda realizar con el bate es el disparo que hizo hoy para poner fin a una de las entradas del compromiso entre los suyos y los Marineros de Seattle.

Tiro preciso

Corría la parte alta del segundo inning cuando con 2 outs en la pizarra, el corredor de la primera almohadilla salió a robo por parte de la visita en el Minute Maid Park. Parecía que su velocidad y haberle tomado un buen tiempo al pitcher serían suficientes para que llegara a salvo a la intermedia, pero no contaban con el brazalete del Machete.

Con un fogonazo demencial, Maldonado concretó el tercer out del capítulo, ante la algarabía y asombro de todos los presentes. Fue un lanzamiento certero sobre el guante del campocorto dominicano Jeremy Peña, al que solo le bastó seguir la trayectoria de la esférica para concretar la jugada.

Así quedó el juego

Al final, los Astros derrotaron por pizarra de 3x0 a The M's. Un jonrón solitario de Yordan Álvarez y otro de 2 rayitas de Jeremy Peña fueron suficientes para que el elenco del estado de Texas obtuvieran su duodécima victoria en la actual campaña.