14 mayo 2022

Melba Segura de Grullón: “Trato cada día de construir un mundo mejor”

La región sur nos dio la bienvenida para que disfrutemos de las bondades de su riqueza natural resguardada por un alma caritativa que ha desbordado  su generosidad, contribuyendo al desarrollo de su terruño querido y de su gente a través de su mejor legado: la Fundación Sur Futuro.

ALTRUISTA.

Los rayos del sol penetraban las cumbres de las montañas, que en compañía de la brisa fresca amenizaban aquella tarde sin igual que nos incitaba a disfrutar del verdor y olor a campo y a escuchar activamente el cantar de los pájaros que posaban con esplendor entre la magnificencia de la madre naturaleza que desborda su belleza magistralmente en la Reserva Sur Futuro de Siembra de Agua en el municipio de Tábara Arriba. Allí, doña Melba Segura de Grullón nos invitó a conocer de cerca la grandeza de su trabajo humanitario que está impregnado en cada rincón de esa área, pero también, nos conmovió con la encomiable labor que realiza en su Fundación Sur Futuro, que aboga por mejorar la calidad de vida de los comunitarios de Padre Las Casas. Las imágenes hablan por sí solas, sin duda alguna, una experiencia sensorial al más alto nivel. 

RITMO SOCIAL: ¿Cómo describiría su filosofía de vida?

Melba Segura de Grullón: Esforzarnos para que nuestro existir sea útil a los demás. Tratar de que cada día hagamos algún aporte a la construcción de un mundo mejor, basado en el respeto mutuo, en el cuidado de la naturaleza, en el amor y el perdón, aunque sé que muchas veces cometo errores, por lo que acudo a Dios para que me ayude a ser cada día una mejor persona. 

RS: Evoquemos aquellos años de su infancia en su amado terruño, el sur. ¿Qué podríamos encontrar en sus recuerdos?

MSG: Fui inmensamente feliz porque lo teníamos todo, y no necesitábamos tanto. Mi casa fue un referente para los habitantes de nuestra comunidad y zonas aledañas. Acudían en búsqueda de consejos y soluciones. La casa era también un espacio para tejer sueños de cómo hacer al país más justo y democrático. Fue también refugio para gente revolucionaria, políticamente perseguida. Ese entorno en el cual crecí fue sembrando y alimentando en mí una necesidad vital de lucha por la justicia social. Siempre leyendo desde pequeñita, incluso tomándole la linterna a mi papá para leer de noche.

RS: ¿Qué significado tuvo en su vida el señor Alejandro Grullón?

MSG: Teniendo espíritu de guerrillera, nunca encontré una manera viable de canalizar mis inquietudes sociales, hasta que Alejandro llegó a mi vida, ¡y vaya!, la vengo a encontrar en un “tutumpote”. Pero es que teníamos la misma preocupación por la gente. Él hizo tanto por su pueblo y sus mejores causas. Me mostró el camino y me ayudó a institucionalizarlo creando la Fundación Sur Futuro, que es hoy lo que es, gracias a su ayuda. Fue mi más grande amor, mi compañero, mi maestro. Me enseñó que solo hay una forma de hacer las cosas, que es bien. Doy gracias a Dios y la vida, por los más de 35 años que compartí con ese ser tan especial, que no dejó a nadie indiferente, preocupado permanentemente por nuestro bienestar personal, pero también por el de todo el país. 

RS: ¿Cuáles son las cosas de la vida que más la sensibilizan?

MSG: Me conmueve mucho la pobreza, porque la he visto de cerca. Principalmente de los niños y jóvenes sin oportunidades. Cuando oigo hablar de computadoras para los niños, yo pienso: ¿y dónde las van a conectar? Y me conmueve también la marginalidad de las mujeres rurales, y los que por falta de una insulina o de una mamografía pierden la vida sin necesidad, como si no tuvieran derecho a la salud.

Me preocupa profundamente los cinturones de miseria que rodean las ciudades, con casi la mitad de nuestra población viviendo ahí, y en el medio de esta riqueza llena de lujos, de plazas, playas, y mucho de todo. Tanto de parte del Estado como del empresariado, tenemos que poner atención urgente a los niños pidiendo en los semáforos, a las niñas embarazadas, viendo el lujo y la riqueza para luego ir a hundirse en la miseria de esos cinturones.

“El trabajo de Sur Futuro en dos décadas ha tocado la vida de miles de personas, familias y comunidades a diferentes niveles y de diferentes formas”.

RS: ¿Cuándo sintió en su interior que tenía la vocación de servir a los demás? 

MSG: Desde que vi a mi familia perseguida, masacrada, torturada por la tiranía. Fueron esas vivencias hogareñas de infancia y juventud las que me hicieron sentir ese impulso comprometido de tratar de vivir para servir, en medio de mis múltiples limitaciones humanas.

RS: La Fundación Sur Futuro tiene impregnada en su filosofía institucional su visión humanitaria. ¿Cómo ha sido su evolución en sus 20 años?

MSG: Esa visión humanitaria se fundó en el compromiso social que traíamos como parte de nuestro ideario de vida, en una sólida voluntad, y en una dedicación casi religiosa que ha ido creciendo cada día. En mis orígenes, era una visión benéfica, pero con la ayuda de mi gran maestro Alejandro, que me dijo “dale forma”, nos organizamos, siempre haciendo las cosas bien: rindiendo cuentas, con transparencia, cuidando la confianza que nos entregaban los organismos internacionales y el empresariado para que nunca se perdiera. Pero confieso que no sabía en lo que me estaba metiendo. Si llegase el momento en que se pierda la transparencia y la rendición de cuentas, mejor esto se cierra.

RS: Hasta al momento, ¿a cuántas personas ha impactado esta entidad benéfica?

MSG: Es difícil decir un número fijo. El trabajo de Sur Futuro en dos décadas ha tocado la vida de miles de personas, familias y comunidades a diferentes niveles y de diferentes formas, incluyendo lo que hacemos en los momentos de emergencia como en Jimaní y el desastre del río Blanco. Y cómo contabilizar la cantidad de personas que han sido atendidas en el Hospital San Francisco de Sales en Puerto Príncipe, obra de un esfuerzo junto a Juan Luis Guerra, mi gran amigo, y organizaciones internacionales como el Catholic Relief Service y otros. Nos costó cinco años construirlo y ahí está operando muy bien.

RS: La educación es un factor clave para el desarrollo de una nación. ¿Cuáles han sido los principales programas que han encaminado?

MSG: La educación es la línea maestra de nuestro trabajo. Creemos en la idea de los pensadores que la educación es la manera de mejorar una generación con respecto a la anterior y la clave para romper el ciclo de reproducción de la pobreza de una generación a otra. Vale enumerar algunos de los muchos programas que desarrollamos en educación:

• El programa Siembra Saber, una iniciativa apoyada por una alianza de empresas del sector privado para la alfabetización de adultos; enseñó a leer y escribir alrededor de 15,000 personas en 11 provincia del país. Sus metodologías y estrategias fueron usadas como modelo para el proyecto nacional de alfabetización.

• Proyecto Nuevas Oportunidades de Empleo para la Juventud, realizado en alianza con varias instituciones encabezadas por EDUCA y el financiamiento del BID, impactó a más de 50,000 jóvenes de 15-29 años en 13 provincias, generándoles oportunidades de inserción ciudadana y laboral. Con el proyecto se crearon 21 oficinas de inserción laboral, en igual cantidad de politécnicos del país, conectadas con el Ministerio de Trabajo. 

• La Estrategia de Formación Continua Centrada en la Escuela apoyó a los docentes del Distrito 04-03 San Cristóbal Sur en el desarrollo de sus competencias pedagógicas y disciplinarias a través de la implementación de un programa de formación continua in situ fundamentado en el acompañamiento, beneficiando a 14,263 estudiantes y aproximadamente 450 docentes (este dato se afinará en el diagnóstico inicial) del Nivel Primario, Primer y Segundo Ciclo (grados 1º, 2º, 3º, 4º, 5º y 6º) ubicados en unos 62 centros educativos públicos. El proyecto se realizó en alianza con el Ministerio de Educación a través del INAFOCAM. 

• En 10 provincias se imparte el Diplomado de Educación Ambiental y de Cambio Climático para docentes y comunitarios, beneficiando docentes y técnicos en alianza con el Ministerio de Educación y la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. 

• Escuela de Formación Técnico Laboral en Padre Las Casas, la cual, en alianza con el INFOTEP, oferta para comunitarios y jóvenes de las provincias de Azua y San Juan, cursos técnicos como mecánica automotriz, electricidad e informática, entre otras. Cada año se forman más personas en esta escuela construida con fondos propios y aportes de la Embajada de Japón.

«¿Qué Si me he vislumbrado algún día ocupando un cargo político?Me reservo la respuesta a esa pregunta».

RS: ¿Cuáles entiende son las problemáticas que más afectan a las comunidades del suroeste?

MSG: No me refiero solo al Sur, sino a todo el país, y es la pobreza, con escasez creciente de fuentes de ingresos y falta de oportunidades, los impactos extremos del cambio climático, y el deterioro progresivo de los recursos naturales, agua, suelos y bosques. Por eso, decidimos salir del sur y llevar el modelo de trabajo de Sur Futuro a todo el país.

RS: Desde su convicción, ¿qué falta para que el sur sea una región modelo? 

MSG: Lo que aplica para el sur, es lo mismo para todo el país. Hay que ordenar el uso racional y sostenible de los recursos naturales e implementar programas sociales que aumenten el capital productivo y la capacidad de trabajar colectivamente por el bien común, y disponer de un sistema de protección social y servicios públicos que le permita a las familias pobres mejorar su nivel de vida y recuperarse de los daños de los fenómenos de sequía e inundaciones que se han agravado, mucho más en esa región, por el cambio climático. 

RS: ¿Qué proyectos y/o alianzas estratégicas tienen pensado emprender en este año? 

MSG: Estamos saliendo finalmente del COVID, que nos estremeció, pero nunca sacamos ningún empleado de los que ganan su sustento en Sur Futuro, que son más de 150. Ahora nos toca continuar con las actividades que hemos venido ejecutando, estamos iniciando este año una fructífera alianza con apoyo directo de la presidencia para implementar una serie de proyectos alrededor de la idea de comunidades sostenibles en toda la cuenca completa del río Yaque del Sur, con apoyo importante de la Agencia Francesa de Desarrollo, lo cual, aparte de tener un impacto inmediato, es un avance a la idea de ordenamiento futuro, tanto ecológico como social, de las cuencas hidrográficas.

RS: ¿Con cuáles causas sociales usted suele identificarse más?

MSG: Son varias entrelazadas: La reducción de la pobreza, fortalecer el liderazgo de la mujer rural, abrir surcos de esperanzas a los jóvenes, revertir el deterioro del medio ambiente.

Me involucro mucho con el arte, la música y la cultura, pues también son un medio para dar oportunidades, especialmente a los jóvenes.

“Me preocupa profundamente los cinturones de miseria que rodean las ciudades, con casi la mitad de nuestra población viviendo ahí, y en el medio de esta riqueza llena de lujos, de plazas, playas, y mucho de todo”.

RS: ¿Cómo entiende usted que podemos convertirnos en agentes de cambio?

MSG: En primer lugar, hay que estar dispuesto a liderar en el sentido de ser facilitador del ejercicio del liderazgo de los demás: del equipo de trabajo, de las mujeres de las comunidades, de los jóvenes, de los agricultores. Requiere también tener una visión y compartirla, sobre dónde se quiere llegar. Sobre todo, requiere compromiso y humildad.

RS: En un futuro no muy lejano, ¿con qué sueña doña Melba Segura de Grullón?

MSG: Sueño con tener una vida más ligera de equipaje, como quien escribió que teníamos que reír más, abrazar más fuerte, comer más helados, ver más atardeceres… Estar más cerca del Creador, y disfrutar de una hermosa armonía con todos en mis familias Grullón y Segura, como fue también el sueño de Alejandro. Ver a mi hija crecer, trabajadora, luchadora, convertirse en una auténtica preocupada por aportar a la solución de los problemas del país, como su padre, y siendo una buena hija de Dios. 

RS: ¿Se ha vislumbrado algún día ocupando un cargo político?

MSG: Me reservo la respuesta a esa pregunta.

RS: Ha sido multilaureada en diversas ocasiones por sus aportes realizados al país. ¿Se imaginó alguna vez ser tan homenajeada?

MSG: Uno no emprende estas cosas, casi quijotescas, pensando en que un día va a ser reconocida. Uno hace cada día lo mejor que puede, dentro de las propias limitaciones; y si reconocen lo que uno hace, puede ser una especie de evaluación del trabajo, y un incentivo para fortalecer el compromiso.

Trato siempre de que esos reconocimientos no se me suban a la cabeza, y creerme superpoderosa, porque el único poder real es el del Espíritu Santo.

RS: ¿Cuál es el legado que le gustaría dejar al país?

MSG: En lo personal, me sentiría realizada si al final de la jornada hemos podido poner en marcha ese proceso de largo plazo de ordenamiento social y ecológico del país, con una gran alianza público-privada y alrededor de una visión compartida sobre los desafíos y las soluciones. Además, que haya habido un pase exitoso de la antorcha de Sur Futuro a una nueva generación que le dé continuidad a nuestros valores institucionales. Queremos también que nuestro quehacer sea un ejemplo de trabajo social, serio y eficaz, comprometido con las mejores causas.

Doy gracias a Dios y a la vida, porque me han hecho lo que soy hoy. Que me recuerden como una orgullosa campesina venida de una finca de café, a la cual solo le preocupa ayudar a los marginados, a los perseguidos y excluidos, a los niños sin padre, a las mujeres que hacen de padre y madre, a las que salen del salón de belleza con una funda plástica en la cabeza a tomar tres motoconchos para llegar a su casa bajo la lluvia, a los que necesitan diálisis y en toda una región no hay un solo sitio donde atenderse y simplemente mueren, y tengo que escuchar esa expresión odiosa de “murió de repente”, cuando tenía meses muriendo de impotencia con una enfermedad que nunca fue diagnosticada.


“Hay que ordenar el uso racional y sostenible de los recursos naturales e implementar programas sociales que aumenten el capital productivo y la capacidad de trabajar colectivamente por el bien común”.

CONFESIONES ÍNTIMAS

Frases que la definen… 1) Soy inmune al desaliento. 2) Vamos pa’ lante y 3) Con fe.

Alguien que la inspire… Dios, que me da la fuerza y la sabiduría para seguir adelante.

Un destino… Donde esté mi familia.

Libro predilecto… Son muchos, como devoradora de páginas que soy, actualmente tengo a “Mujeres del Alma Mía”, de Isabel Allende.

Una película… “La vida es bella”.

Canción favorita… Soy una romántica empedernida, y por eso tengo a Roberto Carlos, y he sufrido las despedidas de Alberto Cortez, que me quedé con las taquillas compradas, la de Manzanero y en los últimos días a Joan Manuel Serrat.

Un aroma esencial… Depende cómo me sienta es mi perfume. Pero nunca se podrá comparar el olor de la tierra mojada cuando llueve. 

Dios significa… Es mi Padre, que me ama, me guía y me orienta. Tengo una relación directa con Él, que comprende muchas de estas locuras que hago, pues siempre me está cuidando y sin Él, no estuviera haciendo nada de esto.

Su hija es… Cuando nació, el padre me preguntó qué quería para ella, y le dije que fuera buena hija de Dios, y lo es. Un regalo que mi esposo Alejandro me dio como premio, porque parece que me porté bien.


Melba Segura de Grullón
'El trabajo de Sur Futuro en dos décadas ha tocado la vida de miles de personas, familias y comunidades a diferentes niveles y de diferentes formas'.
Desde la región Sur conversamos en exclusiva con Melba Segura de Grullón, quien nos describió su filosofía de vida, compartió entrañables recuerdos de su infancia, así como los detalles de dos décadas de trabajo de la fundación.
¡Descubre esta y otras interesantes entrevistas en esta edición especial de filantropía!