Una periodista de Al Yazira, la palestina Shireen Abu Akleh, murió este miércoles 11 de mayo de un disparo en la cabeza mientras ejercía su trabajo.


Los hechos se registraron durante una redada del Ejército israelí en el norte de Cisjordania ocupada, una muerte de la que israelíes y palestinos se culpan mutuamente.


Tanto la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como la dirección de Al Yazira en Catar han responsabilizado a los soldados israelíes de la muerte de la conocida periodista, de 51 años; mientras que el gobierno israelí acusa a palestinos armados de ser los autores del disparo mortal.


Por su parte, el Ministerio de Salud palestino y la Media Luna Roja confirmaron que también habrían herido en la espalda a otro periodista, Ali Samudi, que trabaja para el medio palestino Al Quds y cuya condición es estable.


El presidente palestino, Mahmud Abás, condenó el suceso y lo calificó de “atroz por parte de las fuerzas de ocupación israelíes», que es parte de una «política general contra nuestro pueblo, su tierra y sus lugares sagrados».


Abás también acusó a Israel de una estrategia general de «atacar a periodistas para ocultar la verdad y silenciarlos».


La cadena catarí Al Yazira asimismo acusó a Israel de «asesinar a sangre fría» a la reportera, muy conocida en todo el mundo árabe, una «tragedia que viola las leyes y normas internacionales».


Reacciones

El gobierno israelí a través del Primer Ministro Naftali Benet, como el Ministro de Exteriores, Yair Lapid, han responsabilizado a «palestinos armados» de la muerte.

Además de ofrecer a las autoridades palestinas una «investigación patológica conjunta» para averiguar el origen del disparo letal, a lo que no han accedido de momento.


Balance

Desde finales de marzo, Israel ha sufrido seis ataques cometidos por palestinos o árabes-israelíes en los que han muerto un total de 18 personas, a lo que las fuerzas de seguridad han respondido reforzando la presencia militar en Cisjordania ocupada y llevando a cabo numerosas redadas y «operaciones de contraterrorismo».