El jardinero central de los Mellizos de Minnesota, Nick Gordon, puede irse tranquilo a casa luego de la doble jornada que su equipo disputó hoy frente a los Astros de Houston, a pesar de que cayeron en ambos encuentros por marcadores de 11x3 y 5x0 de manera consecutiva.

En el primer duelo, le tocó relevar la novena entrada cuando ya el compromiso entre gemelos y siderales estaba liquidado. Aun así, pese a no tener dotes de lanzador, logró sacar el inning en blanco, algo que seguramente quedará de anécdota para sus hijos y nietos.

Sin embargo, lo mejor vino después, en la segunda disputa. Allí logró realizar una atrapada de lujo ante un batazo que parecía imposible tomar.

La enorme jugada

Corría la parte alta del segundo episodio cuando el segunda base y principal figura del cuadro visitante, José Altuve, sacó un profundo batazo entre terrenos del jardín central y derecho. La bola parecía que abandonaría el parque pero poco a poco la trayectoria se fue desvelando y se supo que caería dentro, muy cerca de la barda.

Compañeros de Astroboy corrían en las esquinas y todo indicaba que sería la inauguración del marcador con múltiples rayitas. Aun así, el patrullero de en medio, Nick Gordon, no perdió jamás la fe y persiguió la pelota hasta el final. Una vez que se halló lo suficientemente cerca de ella, decidió jugarse el físico realizando una zambullida de antología para capturar la bola... ¡y lo consiguió!

Terminó siendo una increíble atajada que le puso punto final al inning e impidió que Houston labrara carreras. Fácilmente le robó 2 carreras impulsadas a Altuve.

Asimismo, es de destacar que en ese encuentro fue el más destacado a la ofensiva por los suyos, ligando de 4-2, con par de sencillos.