En el día de ayer los Yankees de Nueva York le dieron a las madres en su festividad el mejor regalo de todos: un home run walk-off para dejar en el campo a los Rangers de Texas cortesía de Gleyber Torres, que dejó cifras finales en el marcador de 2x1 favorable a la franquicia que hace vida en la Gran Manzana.

Fue un encuentro vibrante donde apenas una carrera en el sexto tramo para los dueños de casa y otra para la visita en el inning siguiente animaron lo que fue una verdadera guerra de pitcheo entre los abridores Gerrit Cole, por los Bombarderos, y Dane Dunning, por los Vigilantes.

LEER MÁS: David Ortiz se quiere uniformar de Dominicana en el Clásico Mundial

Ante tan mágico final del encuentro los festejos no se hicieron esperar por parte del Yankee Stadium y también de los propios jugadores que visten a rayas, los cuales salieron disparados del dugout para recibir en el home plate a la gran figura del compromiso.

No obstante, hubo alguien que no salió para nada contento de dicha jornada y que incluso criticó el batazo, alegando algo un tanto improbable en el momento de su afirmación, pero que más tarde se terminó poniendo a prueba.

Tremendo enojo

Estamos hablando del mánager de Texas, Chris Woodward, quien sobre el tablazo de Torres dijo lo siguiente:

"Ese es un out fácil en el 99% de los estadios de béisbol... Simplemente lo golpeó en un estadio de béisbol de las Pequeñas Ligas".

Haciendo clara referencia a las facilidades que tiene la bola para abandonar el parque por la raya del jardín derecho en el feudo neoyorquino.

Al mismo tiempo, pudiera interpretarse el comentario como que Gleyber no batea para poder y que no golpea la bola con suficiente fuerza.

Quedó retratado

Ante tal juicio de valor que incluso suena despectivo, los estudios sabermétricos no se hicieron esperar sobre la conexión del infielder venezolano. El resultado arrojó que la bola recorrió 369 pies de distancia según statcast, y que dicho vuelacercas habría tenido el mismo destino en 26 de los 30 terrenos de la MLB. Eso confirmó que fue un craso error lo que cometió Woodward y además, una muy desagradable y oportuna acotación la que realizó.