Ya era un reclamo popular, no sólo en Pittsburgh, también en toda República Dominicana y en el universo beisbolero en general, la gente quería ver a Oneil Cruz, el fenómeno dominicano que pertenece a los Piratas y el momento llegó.

Luego de una larga y dilatada espera, el manager de los Bucaneros, Derek Shelton informó este domingo, tras la victoria ante los Gigantes de San Francisco, 4-3 que el quisqueyano sería subido al equipo grande.

Shortstop Oneil Cruz is being called up by the Pittsburgh Pirates, according to a source familiar with the situation.

La hora cero

La afición, los comentaristas y la prensa, todos nos quedamos con ganas de ver más a Oneil Cruz en el primer nivel del béisbol, después que en 2021 generó una inmensa ilusión cuando en solo dos partidos en la Gran Carpa, compiló para 333 de average, producto de 3 imparables en 9 turnos.

Cruz además despachó un soberbio cuadrangular e impulsó tres carreras para deleitarnos con su poder descomunal.

El contexto

El caribeño es ahora mismo el prospecto número 22 de todas las Grandes Ligas según MLB.Pipeline y si bien su comienzo en Ligas Menores no ha sido del todo contundente con el madero, su producción de jonrones si avala su categoría de estrella en ascenso.

En 54 partidos en triple A, Oneil Cruz sostiene una hoja de corte de 233/337/424 con 9 jonrones.

La gerencia trató de esperar un poco más de tiempo para ascender a Cruz, buscando que este perfeccionara más su swing pero el momento que viven los Piratas condiciona el fugaz movimiento en pos de tener variantes a mano para poder mejorar la imagen dejada hasta este momento.

Los Piratas de Pittsburgh marchan terceros en la división central de la Liga Nacional con récord de 26-39.

La expectativa

A sus 23 años, Oneil Cruz tiene en sus manos la oportunidad soñada para demostrar su valía y la debe aprovechar al máximo, demostrando con creces que es una pieza fundamental en los planes futuros de ese equipo.

Ya en el verano pasado vimos adelanto de lo que puede desplegar con su talento, pero ahora, en el momento cumbre para su equipo en la temporada es cuando hay que deslumbrar en el diamante.