Quizás muchos hubieran preferido a los Lakers en la final de la NBA, allí enfrentando a los Celtics y reencarnando la rivalidad más grande de las duelas.

Sin embargo no están los Lakers, pero es como si estuvieran pues los Warriors ahora mismo son los reyes de la última década, una especie de Lakers en la era moderna, lo que con un sello particular; un dirigente talentoso, uno de los mejores tiradores de triples de todos los tiempos.

Kerr

Steve Kerr es heredero de la mística del gran Gregg Popovich, Kerr fue su pupilo, jugó bajo sus órdenes a finales de los 90, entre 1998 y 2003, ganó dos anillos y luego fungió de asistente.

• Compartió equipo con Shaq, Jordan, Pippen, Duncan y Robinson.

• Ganó 5 anillos como jugador.

• Líder histórico en % de triples.

• Ganó 1 concurso de triples.

• Fue COY del 2016.

• Ganó 3 anillos como entrenador de Warriors.

La esencia de la filosofía de Steve se le da a Popovich, el orden, la disciplina, incluso hasta esa dinámica de sumar jugadores con formación universitaria, tipos inteligentes, Popovich es un obseso en este sentido y Kerr también.

Y no están los Lakers pero están los Warriors, Kerr, Curry y Thompson y también el espíritu de Popovich.

Udoka

La historia trasciende pues por otro lado, un histórico como los Celtics de Boston también regresa a una final, doce años después y es hermoso y también Popovich está presente en este punto de la trama.

Si Boston está de vuelta es por un hombre como Ime Udoka, un trotamundos de los tabloncillos, NBA, ACB, la Liga Francesa; los Spurs.

Udoka jugó también a las órdenes de Gregg Popovich entre 2007 y 2009 y luego en la campaña 2010-2011.

La parte más interesante es que Udoka después estuvo como asistente de Popovich entre 2012-2019, formándose como lo que es hoy, un revolucionador del juego.

La esencia

La disciplina y el orden también sin pilares del juego de Udoka y es lo que ha llevado a los Celtics a la final.

Y Popovich, que superó a Don Nelson esta temporada, como el coach con más victorias en la NBA, con 1344, Popovich estará espiritualmente.

Sus descendientes darán lugar a un bonito espectáculo, por un lado mejor ataque con los Warriors y Kerr, por el otro, la mejor defensa, con los Celtics y Udoka.

Popovich es el zar, el emperador, el hombre más grande de este siglo en el universo del basquetbol y hoy están Kerr y Udoka pero antes fueron Mike Budenholzer y Monty Williams, igual, chicos del genio de Gregg Popovich.

Y no están los Lakers en la final contra Boston, no pero están Ime Udoka, Steve Kerr y también Greg Popovich y el momento es legendario.