Llevamos dos meses de temporada, y hemos visto algunos hitos, hazañas y grandes jugadas. También algunos inicios desafortunados y otros impresionantes. Pero, ¿cuándo comienza a ser la muestra suficientes y legítima? ¿En qué momento pasamos de una racha a un ritmo imparable?

Dos meses de temporada son suficientes o insuficientes para comenzar a hacer algunos juicios dependiendo de lo que estemos evaluando sobre lo que está sucediendo en el diamante. Con eso en mente, analicemos al equipo de los Yankees de Nueva York.

Los Yankees parecen el mejor equipo de béisbol en 2022. Tienen el mejor récord. Tienen el mejor diferencial de carreras. Según Fangraphs su cuerpo de lanzadores lideró las mayores en victorias por encima del reemplazo, al igual que su ofensiva. Los Yankees parecen una fuerza imparable. Bien dirigida y orquestada.

¿Ganarán 117 o 119 juegos, como sugiere su porcentaje de victorias de .727? Dudoso. Esa es una tarea difícil, y hay muchos más juegos con los Rays y los Blue Jays por venir. Pero los Yankees se miran los favoritos tanto para el Este de la Liga Americana como para el banderín de la Liga Americana.

El equipo se ha visto impulsado por dos factores: la excelencia de su rotación de abridores y  la gran temporada de Aaron Judge. Es probable que los Yankees experimenten alguna regresión en ambos casos el transcurso de la campaña.

Pero aún haya una regresión que conduzca a la normalización, esto puede no los desmonte de la cima.

Si bien es poco probable fácil que Judge mantenga el ritmo para terminar la temporada con 64 jonrones, 133 carreras impulsadas y un OPS de 1.070, es posible que no termine muy lejos de esos números. Conectó 52 jonrones e impulsó 114 en 2017, su temporada de Novato del Año y segundo a MVP cuando jugó 155 juegos, la mayor cantidad de partidos en una temporada de su carrera.

Si Judge puede mantenerse saludable, hay pocos otros bateadores que incluso puedan meterse a competir con él.

Judge ha estado temible, ha sido el doble de productivo que el bateador promedio con OPS+ por encima de 200. Eso es difícil se mantenga así, pero de nuevo, no estará muy lejos.

Aunque Judge no se mantenga así de caliente todo el tiempo, los Yankees mantienen la esperanza de que Joey Gallo (79 OPS+) y Aaron Hicks (80 OPS+) no serán tan ineficaces el resto del camino. Ninguno de los jugadores, por supuesto, ha sido injugable, pero ambos han tenido un desempeño inferior a lo que podrían brindar. Si cualquiera de los dos puede regresar al promedio de la liga, eso podría compensar el eventual enfriamiento de Judge. El mayor problema, tanto para Judge como para Giancarlo Stanton, es permanecer en el campo debido a lo propenso son a las lesiones. Si están en la alineación, harán mucho daño a los rivales.

Las proyecciones futuras sobre la rotación son más intrigantes. Néstor Cortés lidera las ligas mayores con efectividad de 1.96 y poncha a 9.93 bateadores por cada nueve entradas. Ha superado su efectividad independiente, pero su FIP sigue siendo bastante impresionante, con 2.36. La razón para apostar en su contra sería simplemente su falta de antecedentes. Antes no fue lo suficientemente bueno para quedarse con los Yankees, los Orioles y los Marineros. Es difícil imaginar a un jugador con ese perfil manteniendo una efectividad inferior a 2.00, o cualquier jugador.

No obstante, las buenas del Bronx es que Cortés es solo uno de los cinco titulares principales. Gerrit Cole, Jordan Montgomery y Jameson Taillon continúan yendo profundo en los juegos . Y Luis Severino se asemeja a la forma que demostró como dos veces All Star antes de que las lesiones cambiaran el curso de su carrera.

Los sellos distintivos de un gran equipo, en la era moderna, son la profundidad y el poder de sus estrellas. Se necesitan ambos. Las estrellas de los Yankees (Cole, Judge, Stanton) están jugando como estrellas (y Clay Holmes ha hecho que los problemas de Aroldis Chapman no se sientan). Cortés también se ha convertido en una estrella. Los muchachos que respaldan a estas estrellas son sólidos, especialmente en la rotación. Con alguna mejora en la alineación, o algunas adiciones en la fecha límite de cambio, el equipo se vería aún mejor.

¿Ganarán los Yankees 117 juegos? Probablemente no. Pero podrían ganar la Serie Mundial.