José Ramírez es una parte importante del éxito del equipo de los Guardianes, lo que debería ponerlo en la discusión de MVP.

Todos los fanáticos de los Guardianes saben lo grandioso que es José Ramírez. Sigue haciendo cosas que dejan boquiabiertos a los fanáticos y anoche no fue la excepción. José Ramírez una vez más continuó asombrando al agregar tres carreras impulsadas más para registrar sus 51, situándose como líder de la liga.

El lunes, Ramírez no solo se convirtió en el primer jugador de las Grandes Ligas en cruzar el umbral de las 50 carreras impulsadas esta temporada, también fue la décima vez en este año que Ramírez ha tenido tres o más carreras impulsadas durante un solo juego. Fue el juego número 44 de la temporada de Cleveland, convirtiendo a Ramírez en el jugador más rápido en lograr esa hazaña desde Jimmie Foxx en 1940.

¡José además conectó un jonrón de dos carreras en una cuenta de 3-2 que fue increíble!

Este es solo otro ejemplo de lo que José Ramírez hace por su equipo y cómo influye en ganar los partidos. Esto debería ponerlo en una discusión real para ganar el MVP este año. Existe una correlación directa entre la producción de Ramírez en el plato y el resultado para el equipo. Esta correlación muestra que realmente es uno de los jugadores más valiosos. 

Ramírez en las victorias de los Guardianes 

En los juegos que ganan los Guardianes, José Ramírez es una parte importante del éxito del equipo.

En esos juegos, José está bateando .354 con un OPS de 1.325. También tiene un total de 38 carreras impulsadas y nueve jonrones en esos juegos.

Realmente no hay nada más que decir sobre esto. El impacto de José en el éxito de los Guardianes demuestra lo valioso que es para el conjunto. 

Ramírez en las derrotas de los Guardianes 

Cuando los Guardianes no se han hecho  con la victoria, los números de José no son los mismos.

En estos juegos, José está bateando .244 con un OPS de .775. También tiene 13 carreras impulsadas y cuatro jonrones. Aunque es posible que los Guardianes no ganen estos juegos, estos números no son malos en absoluto. Esto todavía está por encima del promedio de bateo de la liga, que es .239.

Pero la correlación entre su producción y las victorias del conjunto es muy palpable aún solo viendo números tradicionales. Incluso, el hecho de Ramírez ser líder de impulsadas, métrica que no depende solo de él, refleja lo oportuno ha sido en momentos apremiantes dado a que no se encuentra José en un lineup que esté muy dotado de talento. 

José Ramírez según sus números 

Al día de hoy Ramírez tiene un bWAR de 2.5 (el sexto mejor Liga Americana) y segundo mayor oWAR en toda la MLB con 2.9 (WAR ofensivo, Baseball-Reference.com), 13 cuadrangulares con un OPS+ 197 (el cuál es el tercero mejor de su liga y cuarto en toda Las Mayores) Diez de sus jonrones han sido con corredor en posición anotador, situación en la que batea .303. Además tiene un WPA 1.4.

José está empatado en el liderazgo de la liga en triples, y empatado en el tercer lugar con Mike Trout en  fWAR (WAR de FanGraphs) y tercero en carreras ponderadas creadas más (una estadística que muestra la producción ofensiva total de un jugador, el promedio de la liga es 100) en 196.

En lo que va de temporada, Ramírez ha sido uno de los mejores jugadores de todo el béisbol. Después de terminar entre los seis primeros en la votación de MVP de la Liga Americana en cuatro de los últimos cinco años, Ramírez está en camino de presentar otra temporada que obtenga votos de MVP.

Esta primavera, Ramírez finalmente podría haber sido cambiado a otra organización. Tenía la opción de firmar esencialmente una extensión de contrato por un valor considerablemente menor de lo que su talento obtendría en el mercado abierto, o ser cambiado a un equipo diferente con bolsillos más generosos. Ramírez eligió darle el descuento Cleveland, uno mejor que cualquier oferta de Viernes Negro. Firmó una extensión de siete años, por un valor de $ 141 millones, siendo posiblemente el jugador peor pagado de este deporte respecto a su producción y estatus.

Si bien es probable que el equipo no llegue a  playoffs, Ramírez tiene la oportunidad de mantener un ritmo que lo mantenga en la disputa por el MVP.

Después de un par de terceros lugares para el premio, un sexto lugar la temporada pasada y un segundo lugar en 2020, tal vez este sea el año para Ramírez. Incluso si no lo es, pues la competencia está bastante reñida, más aún con la gran amenaza que es un Mike Trout en salud, el criollo es el mejor jugador que han tenido los Guardianes en mucho tiempo y tiene la oportunidad de que su nombre sea mencionado como el mejor en la historia de la franquicia cuando su carrera haya culminado.

Todavía es relativamente temprano en la temporada, pero si esta tendencia continúa, José debe estar en la discusión para el MVP a pesar del récord con el que terminen los Guardianes. Es un jugador demasiado valioso para no ser considerado.

Solo porque esta temporada no prometa mucho para la organización, no dejemos de apreciar la grandeza que exhibe Ramírez en su versátil y pimentoso juego.