09 junio 2022

Qué son los Heraldos del Evangelio, asociación religiosa a la que pertenece la hija de Orlando Jorge Mera

Listin Diario

La República jueves, 09 de junio de 2022

Esta asociación internacional de fieles está presente en 78 países y de acuerdo a información publicada en su página, sus miembros de vida consagrada practican el celibato y se dedican al apostolado, alternando la vida de recogimiento, estudio y oración

  • Qué son los Heraldos del Evangelio, asociación religiosa a la que pertenece la hija de Orlando Jorge Mera

    Patricia Victoria Jorge Villegas, hija de Orlando Jorge Mera. 

Redacción digital
Santo Domingo, RD.

Para muchas personas ha sido de curiosidad y sorpresa conocer de la existencia de Patricia Victoria Jorge Villegas, hija de Orlando Jorge Mera, en especial por la vestimenta que usa la joven, quien se ha consagrado al servicio dentro de la iglesia católica a través de los Heraldos del Evangelio. 

Esta asociación internacional de fieles está presente en 78 países y de acuerdo a información publicada en su página, sus miembros de vida consagrada practican el celibato y se dedican al apostolado, alternando la vida de recogimiento, estudio y oración, con actividades de evangelización en las diócesis y parroquias, y dando especial énfasis a la formación de los jóvenes.

En algunos países de Latinoamérica son conocidos también como Caballeros de la Virgen.

Dentro de los Heraldos del Evangelio nacen dos Sociedades de Vida Apostólica: Sociedad Clerical Virgo Flos Carmeli y Sociedad Femenina de Vida Apostólica Regina Virginum, esta última a la que pertenece Patricia Victoria, quien realizó votos de castidad, pobreza y obediencia. 

Utilizan una vestimenta especial donde el hábito (vestimenta) del sector femenino se compone de una túnica de color amarillo-oro y el escapulario marrón, donde las botas indican la disposición de andar por todas partes llevando la buena nueva de Cristo. 

De acuerdo a Patricia Victoria Jorge Villegas, tenía nueve años cuando por primera vez fue a Brasil y vió a las hermanas, quedando encantada con el hábito, modo de ser y disciplina. 

Un año después, en 2004, se mudó a Brasil y se entregó a esa vida religiosa. 

“Desde ese día hasta hoy estuve aquí, gracias a nuestra señora, me entregué, hice la consagración, recibí el hábito, hice los estudios, todo, aquí.  Abandoné todo lo que tenía en República Dominicana. y no hay como agradecer a nuestra señora ese don porque de hecho es un don tener una vocación así”, dice en un video que ha circulado este miércoles.