No importó que la rebasaran al final de su último sprint en la pista. Ni que terminara con una presea de bronce y no de oro.

Durante 15 segundos memorables en el Mundial de Atletismo, Allyson Felix pareció correr sola bajo el brillo del sol. Unos minutos después estaba recibiendo su nuevo premio y lo colgó del cuello de su hija de 3 años.

Estados Unidos, primer campeón de relevos mixtos 4x400 hace tres años en Doha, no pudo ofrecer un adiós de oro a su velocista Allyson Felix, que en sus décimos Mundiales elevó a 19 su récord de medallas en la historia del torneo.

Acompañaron a Félix, que corrió la segunda posta, Elija Godwin, Vernon Norwood y Kennedy Simon. Era la primera final que se disputaba dentro del estadio Hayward Field, ya que las dos de marcha fueron en el Boulevar Martin Luther King Jr.

Allyson Félix, la entrañable "Patas de Pollo", que pone este año fin a su larga carrera deportiva con 36 años, no dejó escapar la oportunidad de añadir una nueva medalla a las 18 que ha logrado en Mundiales desde Helsinki 2005.

Aparte de sus 11 medallas olímpicas (7 de oro), Felix, seleccionada aquí soloAt para el relevo mixto, ganó su primera presea mundial en los 200 metros de Helsinki 2005, con 19 años, y luego fue coleccionando metales hasta alcanzar 13 oros, 3 platas y dos bronces. En total, cuatro más que el siguiente en la lista, el jamaicano Usain Bolt.

Felix es la única mujer que ha ganado tres títulos mundiales consecutivos de 200 (Helsinki 2005, Osaka 2007 y Berlín 2009) y la que venció con mayor diferencia: 0.53 segundos a la jamaicana Verónica Campbell en Osaka 2007.

Su presencia en la pista fue el momento más emotivo de la jornada para los aficionados del país anfitrión.