El gerente general de los Yankees de Nueva York, Brian Cashman, ha tomado algunas malas decisiones a lo largo de los años. Sin embargo, esta última temporada baja, la sacó del parque con muchas de sus elecciones.

Averiguar qué hacer en la primera base fue uno de los más intrigantes temas al que dio una solución certera.

Cashman estaba considerando negociar por el primera base de los Atléticos de Oakland, Matt Olson, antes de que lo enviaran a los Bravos de Atlanta. Freddie Freeman, que venía de un título de la Serie Mundial, era un objetivo serio para los Yankees en marzo, pero las negociaciones se quedaron en el camino, dejando una opción obvia: Anthony Rizzo 

El regreso de Rizzo

La ex estrella de los Cachorros, Anthony Rizzo, fue el último primera base en el mercado, y Cashman no dudó en retenerlo con un contrato de dos años por valor de $32 millones. Rizzo tiene la posibilidad de optar por no participar después de la temporada 2022, pero después del éxito de este año, parece un escenario poco probable.

Rizzo ha sido un catalizador del éxito de los Yankees esta temporada, bateando .223 con una tasa de embase del 34% y un porcentaje de slugging de .507. Ya ha conectado 22 jonrones en 77 juegos esta temporada, igualando su total de 2021 en 141 juegos. Está en camino de romper su récord personal de 32 jonrones, con el potencial de superar los 40 a este ritmo.

Anthony tiene una tasa de ponches del 17,9%, la más alta desde su temporada 2014 con Chicago. Todavía camina al 11.4%, lo que lo ha beneficiado enormemente con su porcentaje de embase. En cuanto a sus métricas de golpes fuertes, tiene una tasa de golpes fuertes del 41,3 %, una tasa de barril del 12 %, la mejor de su carrera, y un ángulo de de salida de 17,6°.

Sus estadísticas apuntan a un aumento evidente en el poder y el potencial de jonrones. Con un porcentaje de flyball del 37.2%, el 22% de esos hits se están convirtiendo en jonrones, lo cual es fenomenal. Defensivamente, también ha sido sólido, ganando un porcentaje de fildeo de .993 con cuatro errores en 626 entradas esta temporada. Si bien tiene algunos errores más de lo habitual, ha sido fantástico sacando la bola de la tierra en tiros cortos.

Una de las cosas más subestimadas de Rizzo es su química con el receptor José Treviño. La pareja ha vencido a varios corredores en la primera base con tiros rápidos detrás del bateador. Esas jugadas sin categorizar son un valor agregado a las cualidades defensivas de Rizzo.

Hasta ahora, parece que los Yankees están obteniendo el valor máximo de Rizzo con $16 millones por temporada.

Rizzo llegó a representar el Plan B ante los ojos de muchos fanáticos hambrientos de campeonato. Poco más de tres meses después, parece que la movida obtuvo los mejores resultados.

No solo es que su poder ha aumento el cuál lo puso en la conversación para una cuarta selección All-Star, sino que creó un argumento convincente de que está casi igualando el impacto de Freeman en los Dodgers a una fracción del costo. El salario promedio de $27 millones de Freeman en un contrato de seis años es aproximadamente un 69 por ciento más que el salario de $16 millones de Rizzo en un contrato de dos años.

Rizzo ahora tiene 33 extrabases en 77 juegos en comparación con los 37 de Freeman en 80 juegos. En jonrones Rizzo está liderando a Freeman con 22 jonrones a 10 y 52 carreras impulsadas a 50.

Estos números totales no pretenden decir que Rizzo ha sido mejor. Indiscutible que Freeman es el de más talento y más valía aquí. También el de mayor resultado. Solo es un contraste entre el valor que se está obteniendo por el dinero, para poner las cosas en perspectiva.

Actualmente Rizzo acumula un bWAR de 1.6 y Freeman de 2.6.

Rizzo está lidiando con algunas molestias en la parte inferior de la espalda y, por precaución, fue sacado de la alineación para el primer partido de ayer en la serie de los Yankees en Pittsburgh