07 julio 2022

El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV con la República Dominicana correspondiente a 2022


6 de julio de 2022

Washington, D.C : El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la Consulta del Artículo IV [1] con la República Dominicana, y consideró y aprobó la evaluación preparada por el personal técnico sin celebrar una reunión [2]

La República Dominicana continuó demostrando una notable resiliencia a los shocks globales, gracias a políticas sólidas, el apoyo de la política monetaria, una campaña ágil de vacunación contra la COVID-19 y una reapertura ordenada que permitió sacar el máximo provecho económico de la recuperación mundial el año pasado. Producto de esta resiliencia y de las claras señales de sostenibilidad de sus políticas, la economía dominicana está en condiciones de enfrentar los desafíos a nivel global que se presenten en el futuro.

La economía se recuperó fuertemente de la pandemia, a pesar de factores globales que crearon dificultades asociadas a la inflación. El PIB real aumentó un 12,3% en 2021 gracias a un crecimiento sectorial diversificado, incluyendo una notable recuperación del turismo; el ingreso de turistas desde el otoño pasado superó los niveles de 2019. Para fines de 2021, el producto se situaba un 5% por encima de los niveles anteriores a la pandemia, en consonancia con un fuerte crecimiento del empleo. La convergencia de la inflación está tomando más tiempo de lo previsto; la inflación supera el rango fijado como meta, debido principalmente a una alta tasa de inflación en los Estados Unidos, el encarecimiento de la energía y los alimentos en el mundo y las alteraciones en las cadenas de suministro. La posición externa es sólida, ya que la cuenta corriente se financia con inversión extranjera directa (IED) y el país tiene una acumulación significativa de reservas. El sistema financiero se mantiene estable y continúa apoyando a la economía, a pesar de haber expirado la flexibilidad regulatoria dispuesta a raíz de la pandemia.

Las previsiones apuntan a que la recuperación continuará, si bien los sucesos en el orden mundial presentan riesgos. Cabe esperar que el crecimiento del PIB converja hacia su tasa potencial y la inflación vuelva a situarse en el rango definido como meta hacia el próximo año al disminuir el impacto de los shocks globales en un contexto de estabilidad financiera y de una fuerte posición externa. En cuanto a los riesgos, la guerra en Ucrania puede tener un efecto mayor que el esperado sobre el crecimiento mundial y la inflación. La pandemia, pese a estar controlada en República Dominicana, podría debilitar el crecimiento en otras regiones. Y el endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos posiblemente incida más de lo esperado en los flujos de capital. Las autoridades han respondido con medidas temporales, sin abandonar la disciplina fiscal, para lo cual recurrieron al control del gasto y una gestión proactiva de la deuda que redujo los riesgos de financiación. El banco central ha comenzado un proceso de normalización de la política monetaria, absorbiendo la liquidez excedente y aumentando la tasa de política monetaria.

Evaluación del Directorio Ejecutivo

Al concluir la Consulta del Artículo IV de 2022 con la República Dominicana, los directores ejecutivos avalaron la evaluación del personal técnico en los siguientes términos:

Al igual que en el pasado, la economía de la República Dominicana mostró notable resiliencia. Gracias a políticas sólidas que promovieron la estabilidad y mantuvieron un buen acceso al mercado, una campaña de salud eficaz y una reapertura adecuada —incluso del turismo— la República Dominicana pudo aprovechar al máximo la recuperación mundial y limitar los daños a largo plazo y el aumento de la pobreza. La recuperación es sólida y generalizada —el PIB a fines de 2021 se situaba 5% por encima de los niveles anteriores a la pandemia—y permitió que una consolidación fiscal temprana y la normalización de la política monetaria contrarresten las presiones inflacionarias.

La sólida dinámica de crecimiento y una secuencia ordenada de políticas de respuesta continúan ayudando a la República Dominicana a enfrentar un contexto mundial difícil. A medida que los vientos de cola mundiales se desvanezcan, el crecimiento probablemente converja hacia su tendencia de largo plazo. Los shocks de la oferta han aumentado la inflación más de lo previsto, pero las medidas de política fiscal están aliviando el impacto y la normalización de la política monetaria debería permitir que la inflación converja hacia la meta en el horizonte previsto por la política monetaria. Los riesgos están asociados principalmente a la guerra en Ucrania y el endurecimiento de las condiciones financieras en el mundo. Se espera que el principal impacto de la guerra sea el encarecimiento de las materias primas —el comercio directo y las vinculaciones financieras son limitadas— en tanto las condiciones financieras mundiales podrían tener un impacto mayor al esperado en los flujos de capital. La consolidación fiscal temprana, la emisión oportuna de deuda y una gestión proactiva de la deuda contribuyen a reducir las vulnerabilidades al reducir las necesidades de financiamiento a corto plazo. En conjunto, esto da cierto margen de maniobra para hacer frente a los riesgos a la baja.

En líneas generales, la posición externa es congruente con los fundamentos económicos y con las políticas recomendadas. Las exportaciones y las remesas crecieron significativamente, si bien una mayor demanda interna y el encarecimiento de las materias primas aumentaron el déficit en cuenta corriente, el cual no obstante se encuentra totalmente financiado por una IED resiliente; la posición externa se considera sostenible y las reservas internacionales aumentaron considerablemente, mejorando así la suficiencia de reservas. El tipo de cambio real se apreció levemente en 2021 y se mantiene acorde con los fundamentos económicos.

Las políticas económicas—la prudencia fiscal, medidas temporales para atenuar los precios de las materias primas y el endurecimiento de la política monetaria—siguen siendo adecuadas. La racionalización del gasto y las iniciativas de la administración tributaria contribuirán a mantener una consolidación fiscal gradual y a acentuar la trayectoria descendente de la deuda pública más de lo que se proyectaba inicialmente, protegiendo al mismo tiempo la inversión y el gasto social. La utilización de medidas fiscales temporales para contener el impacto de los shocks de las materias primas en los precios internos de combustibles y alimentos es adecuada, como también lo son la continuidad que se ha dado a las reformas del sector eléctrico y las mejoras en la asignación de subsidios y la asistencia social. El proceso de normalización monetaria y de políticas prudenciales en curso tiene por objetivo mantener ancladas las expectativas de inflación y moderar la exposición a riesgos financieros, respectivamente.

Las medidas de regulación financiera en respuesta a la pandemia se han retirado adecuadamente y quedó demostrada la solidez del sistema financiero. La salida estuvo bien diseñada y sigue apoyándose en una vigilancia intensiva y una evaluación de calidad de los activos transparente. De cara al futuro, el sistema se beneficiaría si se implementaran normas internacionales de supervisión y regulación más elevadas, se mejoraran las herramientas macroprudenciales y de gestión de crisis y se fortaleciera el marco regulatorio para la supervisión financiera de las cooperativas de ahorro y crédito.

La implementación de reformas en la secuencia correcta puede ayudar a reforzar las políticas a mediano plazo. Las autoridades continúan tomando medidas para fortalecer los marcos de políticas, en particular mediante la mejora de la gestión y la transparencia de las finanzas públicas. Esto preparará el camino para la introducción de legislación que apoye la responsabilidad fiscal con miras a anclar mejor las políticas a mediano plazo y seguir garantizando la sostenibilidad de la deuda. Junto con las reformas en curso en el sector eléctrico, un mejor marco de políticas puede generar consenso sobre las futuras iniciativas de movilización de ingresos que creen espacio para las inversiones necesarias en infraestructura y capital humano. Una hoja de ruta consensuada para la recapitalización del banco central también puede contribuir a mejorar su independencia institucional y financiera.

 

Sigue siendo imprescindible realizar reformas para promover un crecimiento inclusivo y mejorar los resultados sociales. Las iniciativas en curso para mejorar la gobernanza, garantizar un suministro energético estable, competitivo y sostenible, aumentar la resiliencia al cambio climático y resolver otros problemas de productividad —por ej., modernizar el código laboral, aumentar los años y la calidad de la educación y reducir la brecha de capacidades en los mercados laborales—, sumadas a una mayor eficacia de los programas sociales, siguen siendo fundamentales para lograr un crecimiento sostenible y más equitativo. Otras iniciativas para resolver problemas sociales, como reducir la desigualdad de género y entre regiones, también contribuirían a lograr un crecimiento más inclusivo.

Cuadro 1. República Dominicana: Indicadores económicos y sociales seleccionados

Población (millones, 2021) 10,5 Cuota 477,4 millones DEG/0,10% del total
Principales exportaciones turismo,

oro, tabaco Principales mercados

de exportación EE.UU., Canadá, Haití

PIB per cápita (2021, USD) 8.986

Pobreza (2021, % de la población) 23,9

Tasa de desempleo (2021, %) 7,7

Tasa de alfabetización de

adultos (porcentaje, 2018) 93

Proyección

2017

2018

2019

2020

2021

2022

2023

Producto

(Variación porcentual anual, salvo indicación en contrario)

PIB real

4,7

7,0

5,1

-6,7

12,3

5,0

5,0

Contribuciones al crecimiento

Consumo

3,1

4,1

3,7

-1,9

5,0

4,0

4,0

Inversión

-1,4

4,6

1,1

-4,4

7,0

0,9

1,5

Exportaciones netas

2,2

-0,9

-1,4

-3,2

0,6

0,8

1,0

PIB nominal (en miles de millones de DOP)

3.803

4.236

4.562

4.457

5.407

6.160

6.846

PIB Nominal (miles de millones de USD)

80,1

85,6

89,0

78,9

94,7

...

...

Ahorro nacional bruto (porcentaje del PIB)

22,3

24,3

24,7

23,4

28,7

27,7

27,7

Brecha del producto (en porcentaje del producto potencial)

-1,8

-0,5

-0,6

-6,3

-1,9

-0,5

-0,1

Precios

Inflación de precios al consumidor (fin del período)

4,2

1,2

3,7

5,6

8,5

8,0

4,5

Tipo de cambio

Tipo de cambio (DOP/USD - promedio del período) 1/

47,5

49,5

51,2

56,5

57,1

...

...

Tipo de cambio (DOP/USD - f.p.) 1/

48,2

50,2

52,9

58,2

57,3

...

...

Tipo de cambio real efectivo (f.p., - depreciación) 1/

-4,8

-1,9

-3,4

-8,2

5,8

...

...

Finanzas públicas

(en porcentaje del PIB)

Deuda del sector público consolidado 2/

48,5

50,1

53,2

70,3

62,1

59,2

57,5

Saldo global del sector público consolidado 2/

-4,0

-3,4

-3,3

-9,0

-3,9

-3,9

-3,7

Saldo primario del sector público consolidado

0,1

0,6

0,9

-4,3

0,4

0,4

0,8

Saldo del gobierno central

-3,1

-2,2

-2,2

-7,9

-2,9

-3,0

-2,7

Ingresos y donaciones

14,0

14,2

14,4

14,2

15,6

14,4

14,4

Gasto primario

14,5

13,8

13,8

18,9

15,4

14,4

14,0

Gasto financiero

2,5

2,6

2,7

3,2

3,1

3,0

3,2

Resto del SPNF

0,3

-0,1

-0,1

0,3

0,2

0,0

0,0

Sector financiero

(Variación porcentual anual, salvo indicación en contrario)

Dinero en sentido amplio (M3)

11,2

7,0

11,7

20,8

13,2

12,5

11,7

Crédito al sector privado

10,1

11,1

11,8

5,3

11,5

11,1

11,1

Tasa de interés de política monetaria 1/

5,3

5,5

4,5

3,0

3,5

6,5

...

Tasa pasiva promedio (1 año, en %) 1/

5,0

7,4

6,7

3,1

3,7

...

...

Tasa activa promedio (1 año; en %) 1/

11,2

12,1

12,4

9,9

11,1

...

...

Balanza de pagos

(en porcentaje del PIB)

Cuenta corriente

-0,2

-1,5

-1,3

-1,7

-2,8

-3,4

-2,4

Bienes netos

-9,5

-11,2

-10,2

-8,6

-12,3

-13,5

-13,2

Servicios netos

6,9

6,4

5,7

1,8

3,9

5,7

6,5

Ingreso neto

2,4

3,2

3,2

5,2

5,6

4,4

4,3

Cuenta de capital

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

Cuenta financiera 3/

-2,6

-3,6

-3,6

-4,4

-5,7

-4,6

-3,3

Inversión extranjera directa neta

-4,5

-3,0

-3,4

-3,2

-3,3

-3,2

-3,3

Inversión de cartera neta

-2,2

-3,1

-2,4

-7,1

-2,7

-2,9

-2,9

Derivados financieros netos

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

0,0

Otras inversiones netas

4,0

2,5

2,3

5,9

0,3

1,5

2,9

Variación de las reservas (- aumento)

-0,9

-1,0

-1,3

-2,5

-2,4

-1,2

-0,8

RIN (en millones de USD)

6.781

7.628

8.782

10.752

12.943

14.256

15.215

Deuda externa total (porcentaje del PIB)

41,9

40,2

41,9

56,4

49,9

46,8

46,4

de las cuales, Sector público

24,2

25,8

27,3

40,3

35,5

33,9

32,9

Fuente: Autoridades nacionales, Banco Mundial y cálculos del personal técnico del FMI.

1/ Datos disponibles más recientes. Para la tasa de interés de política monetaria, la última disponible es de fines de mayo (efectiva 1 junio).

2/ El sector público consolidado incluye el gobierno central, algunas entidades descentralizadas, la empresa de energía eléctrica y el banco central.

3/ Excluidas las reservas. (- = entradas netas; + = salidas netas)