Los Yankees quieren a Luis Castillo y Luis Castillo calaría bien con el uniforme a rayas de los Mulos de Manhattan y el idilio del elenco del Bronx con el dominicano no es algo que nació ahora, así de sopetón, no, los Bombarderos andan tras la los pasos del caribeño desde hace par de temporadas.

Y ahora mismo, rumbo al 2 de agosto, fecha límite en el presente mercado de cambios, la opción de Luis Castillo es una de las más cotizadas, una pieza que todos quieren tener, pues además de ser un brazo sólido, la cuestión de la edad juega a su favor, pues todavía no ha cumplido los 30 años.

La mejor cara

Si Castillo no comenzó la temporada con los Rojos de Cincinnati y si los Rojos andan d capa caída no solo en la división central de la Liga Nacional, sino en todo el béisbol, como sea Luis Castillo es como un soplo de brisa fresca en un noche de verano, una buena noticia, la sensación mas agradable y sus números dan fe de lo que hablamos, en 12 juegos tiene forja de 3-4, con un promedio de limpias de 2,92 y 74 ponches en 71 entradas además de un whip de 1,10.

¿Cómo no mirar hacia allí?, los Rojos han estado mal, pero La Piedra, como le llaman a Castillo junto al ex yankee Brandon Drury, son de lo mejor del mercado y tanto Yankees, como Mellizos, como Bravos de Atlanta están pugnando con fuerzas por el pitcher derecho.

Un viejo anhelo

Todos saben que los Yankees han ido a por todas y quieren a Castillo jugando en el este de la Liga Americana, pero lo que pocos miran es que Castillo no solo saldría a un alto costo, también el tema que emerge es el rol que iría a jugar, en primera instancia de abridor, obviamente, pero entonces lo que muchos preguntamos es que cambios podrían hacer los Mulos para situar al dominicano.

Algunos hablan de rotación de seis, otros de que uno de los pitcher actuales iría en funciones de relevo, de cualquier manera, variantes habría y Castillo vendría a darle un autentico potencial al pitcher de los Yankees, que se ha mantenido bien hasta hoy, pero ya al cruzar la barrera de los 100 o 120 juegos, las cosas adquieren otro color.

El nudo de la trama

Así mismo, el otro asunto a medir es que los Rojos no regalaran a Luis Castillo, no y se dice, tal como refleja The New York Post que habrían pedido a dos prospectos importantes o al mejor de los prospectos para lograr llegar a un posible pacto.

En este contexto entran en juego los nombres de Anthony Volpe y de Oswald Peraza, dos de los cuatro primeros en el orden de los Yankees, junto a Jasson Domínguez y Austin Wells.

La realidad se torna difícil en esta situación pues el propio Peraza estaría listo para asumir a finales de este mismo año con el equipo grande a pesar de seguir viendo acciones en triple A y en el caso de Volpe, ni hablar, es la perla secreta de los Yankees y por nada vendería al extraordinario jugador.

Este es el panorama de este novelón que mitad de temporada que por ahora no parece terminar, ¿Qué pasará?, ¿sacrificaran los Yankees a sus muchachos?... El tiempo otra vez dirá.