Los Medias Blancas de Chicago han sido uno de los grandes fiascos de esta temporada, es una verdad incómoda para muchos, pero como tal se impone al mirar el balance adverso de victorias y derrotas de 38-40 al momento de escribir este texto.

Un pobre bateo, así como intermitencias en el pitcheo relevo, además del lastre de las lesiones han incidido en el resultado; todo esto sin obviar las polémicas asociadas al manager Tony La Russa, que le han granjeado al experimentado timonel numerosas críticas de la afición en el South Side.

Eloy como revulsivo

En este contexto y desde hace días, comienza a sonar el posible regreso del dominicano Eloy Jiménez al equipo grande, después de sufrir una importante lesión en el talón de Aquiles y pasar por un largo proceso de rehabilitación.

Ya La Russa le había comentado a NBC Sports días atrás que no veía la hora para tener de vuelta a Eloy y aseguró que el quisqueyano podría estar de regreso en esta misma semana.

En este sentido, CBS Sports informó este martes, de acuerdo con La Russa, que Jiménez podría estar activo este mismo miércoles o más tardar jueves y daban cuenta que el jugador ya se encontraba incluso en el clubhouse para el juego de esta noche ante los Mellizos de Minnesota, tal como refieren varios medios y analistas, como Jesse Rogers de ESPN y Dary Van Shouwen del Chicago Sun Times.

Eloy Jimenez is in the White Sox clubhouse. His rehab stint is over

La expectativa

Hay dudas y mucha interrogante, en su bateo, pues no juega en el primer nivel del béisbol desde el 23 de abril, es decir, hace ya más de dos meses y en 17 juegos en triple A ha compilado para 247 de average con 2 jonrones.

De igual modo, habría que ver su capacidad para desplazarse en los jardines sin problemas y de igual modo recuperar el ritmo de juego en Grandes Ligas.

La Russa ha contado con AJ Pollock y Gavin Sheets para intentar suplir a Eloy Jiménez en los jardines, pero estos han quedado a deber y de todas las maneras posibles con Eloy de vuelta los Medias Blancas recuperan un bate sólido, con capacidad de dar jonrones e impulsar una buena cantidad de carreras.

Números

Si bien en solo 11 juegos disputados en este 2022, había bateado apenas 222, un registro algo frio en función de la línea que proyecta de por vida, un reflejo de lo que puede impactar en el campo, hablamos de 270/316/506.

Con el quisqueyano en la alineación la oportunidad se brinda sola para que los Medias Blancas comienzan a cambiar la perspectiva rumbo a la segunda mitad de la temporada, las cosas han ido mal hasta hoy, pero hay tiempo, tiempo y talento y con eso basta para terminar la historia con un buen final.