No hay nada seguro para nadie. Ni para los Yankees de Nueva York . Eso es así, por loco que sea lea. Es que nada será imposible de aquí a la postemporada, eso incluye tener que apurar el paso y no tener que sudar en septiembre en una carrera por el banderín. Suena loco, sí. Pero no lo es. No si has estado prestando atención últimamente.

Una regresión estaba destinada a suceder. Los Yankees no iban a jugar una pelota de .700 para siempre. La pregunta es si perder 9 de los últimos 15 representa un problema a corto o largo plazo.

De cualquier manera, la racha de lesiones y el juego por debajo del promedio llega justo en el momento en el que el gerente general Brian Cashman, acercándose a la fecha límite de canjes, está decidiendo cómo mejorar.

Nadie realmente espera que los Yankees de Nueva York desaprovechen su ventaja en el Este, pero terminar primeros no será ningún consuelo si los Astros los derrotan en los playoffs.

Aaron Boone puede decir todo lo que quiera sobre la desconexión entre las derrotas de la temporada regular ante Houston y lo que significará en octubre, pero los Yankees tienen un problema, y es uno grande, con un equipo que ha tenido rotundamente mejores resultados desde 2017.

Los Astros han demostrado que pueden vencer a los Bombarderos. Lo hemos visto suceder tres veces desde 2015. Houston tiene la fórmula, tienen los anillos. Y a este ritmo, el equipo de Dusty Baker podría terminar con la ventaja de jugar en casa en la postemporada.

Eso sería un desastre y hay que tomar notas de la barrida de doble cartelera del jueves en Minute Maid Park.

Las cosas serían mejor para los Yankees de llegar a la Serie Mundial, de jugar los Juegos 6 y/o 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en el Bronx.

Esos son los factores que Brian Cashman debe considerar al evaluar su roster. No se trata simplemente de encontrar mejores jugadores. Deben ver cómo ensamblar mejor equipo para vencer a los Astros.

Habría que identificar a los oponentes que han tenido éxito contra, por ejemplo, José Altuve y Alex Bregman.

Una buena arma sería un abridor que reúna estas condiciones/cualidades:

  1. Disponible
  2. Intrépido, para la carrera por el banderín
  3. Incómodo para la mayoría de los bateadores cruciales de los Astros

Luego, ir por un relevista que marque las mismas casillas.

No es tan sencillo.

Pero hay una pieza en especial que encaja muy bien en este ejercicio: Luis Castillo.

El dominicano a quien los Yankees ya codician, es el derecho de los Reds que ha hecho solo una apertura en su carrera contra Houston en 2019 y, sorpresa, los limitó a dos hits en seis entradas. Muestra pequeña, sí. Pero la narrativa podría haber sido desfavorable, y no lo es.

Luis Castillo y su bola rápida de cuatro costuras de 97 mph y su cambio de velocidad de 88 mph lo han convertido en un arma letal.

El problema es que todos están tratando de adquirir a Castillo antes del 2 de agosto, lo que significa que los Yankees tendrían que ceder a varios de sus prospectos para llamar la atención de los Rojos, incluido Anthony Volpe.

Cashman se enfrenta al mismo dilema con Juan Soto: ¿cuánto del sistema de finca debería ceder los Yankees para conseguir este toletero generacional?

A pesar de lo bueno que es Soto, los Yankees están necesitados de un abridor No. 2 más que de poder adicional del lado izquierdo.

La lesión de Luis Severino va a ser un problema para Gerrit Cole.  No puede hacerlo solo.

Aunque Gerrit Cole ha tenido una buena temporada, ha estado muy por debajo del dominio tuvo con los Astros. Su incapacidad para mantener la ventaja contra los Orioles el sábado enfatizó la vulnerabilidad de los Yankees para octubre.

Solo hay que recordar cómo colapsó Cole en el juego de comodines contra los Medias Rojas y veremos por qué Cashman busca proporcionar una pieza importante para la rotación.

Irónicamente, Altuve y Bregman han luchado contra Cole a lo largo de sus carreras, bateando .200 y .111 contra él respectivamente.

Pero digamos que Cole hace su trabajo y lleva a los Yankees a las últimas entradas contra Houston, con Michael King fuera por el añoJonathan Loaisiga luchando por recuperar su sinker élite y Aroldis Chapman siendo a lo mucho una sombra se lo que era antes, no se puede ir muy profundo así.

Lou Trivino de Oakland, contra quien Altuve tiene 2 de 14. Bregman tiene 2 de 10, es otra pieza hacia dónde mirar. Teóricamente, el derechosería alcanzable ya que los Atléticos no van a ninguna parte. 

Pero el problema es que Trivino, quien tuvo una temporada sólida de 22 salvamentos en 2021, ha tenido una caída este año. Su efectividad se ha más que duplicado a 6.83 mientras que su WHIP ha aumentado a 2.00. Los Yankees han tenido a Trivino en su radar en el pasado, pero ahora (comprensiblemente) mantienen la distancia.

Pero incluso si Cashman decidiera que Trivino podría mejorar con la ayuda del joven y brillante entrenador de lanzadores de los Yankees, Matt Blake, apuntar hacia un jugador es más difícil de lo que parece.

A menos que sea un objetivo obvio, en cuyo caso todos están a la caza, perseguir a un solo tipo no suele funcionar. La forma de pensar es más como "¿qué necesitamos?" en lugar de “¿a quién necesitamos?”.

Pero ese libro de jugadas no considera la singular disfunción de los Yankees contra los Astros.

Con las derrotas en la doble jornada del jueves, se estrechó aún más la carrera por el mejor récord de la temporada regular. La ventaja de los Yankees sobre los Astros se redujo hoy a 2 juegos.

Después de todo el éxito histórico durante los primeros 90 juegos, podría no valer de mucho si los Yankees al encontrarse en Minute Maid Park, en los momentos finales de la Serie de Campeonato de la Liga Americanano vencen a Houston.