El toletero de los Padres de San Diego, Manny Machado, fue una vez más protagonista de uno de los principales hechos del momento en las Grandes Ligas. Sin embargo, esta vez no tiene que ver con un buen batazo o una excelente jugada a la defensiva, sino más bien con una situación polémica que ocurrió en el día de ayer en el enfrentamiento entre su escuadra y los Mets de Nueva York, mismo que acabaron llevándose los de la Gran Manzana por pizarra de 8x5.

El infortunado evento tuvo lugar en las inmediaciones del sexto capítulo, cuando el lanzador de turno, el relevista Drew Smith, golpeó con un fuerte lanzamiento el brazo de El Ministro, pero este en vez de terminar la historia yendo a la primera base por el bolazo, acabó en el dugout ponchado y airado. ¿Cómo ocurrió esto? Explicación sencilla: le pidieron consulta al árbitro de primera base, el ya conocido por todos Ángel Hernández, hombre envuelto en decenas de decisiones polémicas a lo largo de su carrera.

La ira de Manny

En conteo de 0 bolas y 2 strikes y abriendo la tanda por los Frailes, Machado hizo un amague de swing ante un pitcheo muy pegado. Acabó recibiendo el impacto de la esférica en su antebrazo y el umpire principal le envió a la inicial, pero rápidamente Hernández desde ese sitio dijo que el bate había sido pasado antes del contacto. De este modo, el antesalista fue declarado como retirado por tres strikes.

La molestia no se hizo esperar y no acabó en el campo. Una vez que entró a la cueva, el oriundo de Hialeah, Florida, descargó su furia a golpes con un objeto que no alcanza a apreciarse en las imágenes que verás a continuación: