No es ningún secreto que muchas leyendas del baloncesto de la NBA han surgido de alguna selección del Draft de la liga, mientras que otros simplemente han pasado sin pena ni gloria por estos tabloncillos, teniendo que migrar hacia otras latitudes.

Actualmente, todas las miradas están puestas sobre el joven de origen italiano, Paolo Banchero, por haber sido la primera escogencia del último Draft celebrado el pasado mes de junio, por los Orlando Magic, equipo que busca a toda costa volver a ser protagonista.

La temporada del 2010 fue la última en la que este conjunto colocó su nombre en las finales de conferencia del Este, cayendo ante los Boston Celtics, un año después de caer en las finales de la liga ante los Lakers de Kobe Bryant y de un ex Magic, Shaquille O’Neal, en la época donde tenían a Dwight Howard como su principal figura.

Ahora, Banchero está llamado a ser la nueva imagen del equipo de Florida, algo que ya se comenzó a ver en la reciente NBA Summer League, en la cual estuvo presente en los dos primeros encuentros de su equipo, justamente los únicos donde se pudo obtener la victoria, ante los Houston Rockets y luego ante los Sacramento Kings.

En ese último encuentro ante la filial de los Kings, Banchero se enfrentaba a quien fuera el ‘pick’ 4 del Draft, Keegan Murray, un duelo que no decepcionó y que terminara siendo de los más atractivos de esta edición de la liga de verano; no sólo se pudo apreciar la capacidad anotadora de Banchero (23 puntos ese día), sino además la manera en la que ya interactuaba con sus nuevos compañeros.

De hecho, algunos jugadores que también participaron en ediciones anteriores del Draft se hicieron presente en el ‘Thomas & Mack Center’ de Las Vegas, simplemente para aupar a la nueva promesa del mejor baloncesto del mundo.

Aquel encuentro estuvo muy parejo de inicio a fin, pero en cada solicitud de tiempo del coach Jamahl Mosleyno dejaban de arengarse y darse ánimos entre ellos; cuando la pelota llegaba a manos de otros elementos como R.J. Hampton, Admiral Schofield o Devin Cannady, generaban el mismo peligro.

Al finalizar la jornada, con la victoria apenas por dos puntos para la filial del Magic, es cuando deciden retirar a Paolo de la competición, ya que, a criterio del cuerpo técnico encabezado por Mosley, han visto lo que querían observar sobre él y en cambio optaban por darle minutos a otros nuevos jugadores; el equipo de Orlando no pudo ganar un juego más en esta ‘Summer League’.

El propio Draymond Green de los Golden State Warriors hace pocos días se bañaba en elogios para con el ítalo-estadounidense, considerándolo un jugador que se va a perder de vista por muchos años en la liga. “Es uno de esos jugadores especiales. Las cosas que hace en la cancha, cuando no tiene la pelota, son diferenciales”, palabras de Green.

Si bien el mundo del baloncesto está interesado en ver cómo encajará Banchero como un punto referencial de este equipo, el coach Mosley quiere quitarle la mayor presión posible al jugador de 19 años, que ya es una cara de la franquicia, como en su momento lo fueron “Penny” Hardaway, Shaquille O’Neal, Tracy McGrady y Dwight Howard.

Solo resta ver cómo transcurre este proceso de engranaje y adaptación con su nueva familia de Orlando, quienes seguramente serán uno de los focos de mayor atención, incluso desde el inicio de la pretemporada de la NBA en el mes de septiembre, con la mira puesta en el posible “Novato del Año”.