Todo quedaba servido en el Club Mauricio Báez de la capital dominicana para la disputa del tercer encuentro de la serie semifinal "B", entre los Titanes del Distrito Nacional y su similar de los Leones de Santo Domingo, serie que se encuentra igualada a una victoria por cada equipo.

Sin embargo, cuando transcurría apenas el primer periodo del compromiso, hubo una situación incómoda entre algunos aficionados que quisieron ingresar de forma violenta al modesto recinto, lo que motivó la intervención de la policía local y el encuentro tuvo que detenerse al instante.

Incluso, las autoridades hicieron uso de gases lacrimógenos para tratar de contener el avance ilícito de las personas que intentaban violentar las barreras de acceso hacia el Mauricio Báez, que cuenta con un aforo de poco más de 1500 personas.

Algunos medios que estuvieron presente durante el lamentable incidente reportan que por varios minutos literalmente no hubo garantías en materia de seguridad, sobre todo cuando todo el público asistente sintiera los efectos de los gases emanados por los funcionarios de la Policía Nacional Dominicana.

Luego de que la situación comenzara a calmarse lentamente, se generó todo un inconveniente a nivel logístico dentro del club en donde los Leones hacían de locales ante Titanes, en el cual buena parte de los aficionados se reubicaron en diversas zonas del recinto, incluyendo en los puestos designados para la prensa local, algo que lógicamente resultara en una incomodidad para los periodistas que realizaban la cobertura del evento.

Destacar que es la segunda ocasión en esta serie que sucede una situación como la observada hoy, ya que durante el primer juego de esta semifinal, en el mismo escenario, un buen grupo de aficionados se atrevieron a romper las puertas de acceso, sin embargo, a pesar de esto, no se tomaron las mejores medidas al respecto.

Algunos reportes que se generan desde el sitio de los acontecimientos, hacen referencia a la posibilidad de que la serie deba mudarse al Palacio de los Deportes, en el caso de que no se puedan garantizar las condiciones mínimas en cuanto a seguridad y logística, decisión que ya corresponderá a los directivos de la LNB, que seguramente dispondrán del informe de los delegados presentes en el Mauricio Báez.

Sin duda, un hecho más que lamentable, sobre todo porque ha ocurrido en una instancia decisiva del torneo local, en la cual la cobertura hacia el mismo va en crecimiento, más aún cuando hace pocos días se concretó la incorporación de LJ Figueroa a los Leones de Santo Domingo, luego de haber participado en la NBA Summer League con la filial de los Charlotte Hornets.