Con solo 14 años, el aspirante a la NFL Tyler Parker ya está atrayendo ofertas de programas universitarios de la División I gracias a su increíble físico. 

 Parker es un liniero defensivo de 6’pies 1 pulgada de estatura y 295 libras de la Escuela Secundaria Católica Santa Margarita en el sur de California que ha llamado la atención de varios programas universitarios de fútbol americano. 

A pesar de que todavía tiene cuatro años de escuela secundaria por delante, Parker ya ha recibido ofertas de la División 1 deArizona, Portland State, Incarnate Word y Virginia University of Lynchberg. 

También ha realizado visitas no oficiales a potencias del fútbol universitario como LSU, Texas A&M Mississippi State, Ole Miss, Texas y Jacksonville State. 

No sorprende que el adolescente atraiga tanta atención dadas sus llamativas cifras de prueba para un jugador de su edad y tamaño. 

De acuerdo con la Aplicacion Hudl que es una herramienta que usan los atletas para dar seguimiento a sus rendimientos deportivos, Parker puede correr una carrera de 40 yardas en 4.90 segundos, que es extraordinariamente rápida para un jugador de su tamaño, además puede levantar peso muerto de 414 libras y hacer 25 repeticiones de de press de pecho con de 187 libras.

 El poder y la velocidad de Parker para su tamaño ya lo han comparado con el defensa estrella Aaron Donald deLos Angeles Rams. Sorprendentemente, el joven pesa más que el actual campeón del Super Bowl.  

No es frecuente que veas a un estudiante de segundo año en la escuela secundaria con el físico que esperarías ver en un tackle defensivo de la NFL, pero eso es exactamente lo que obtienes deTyler Parker, de 14 años. 

Parker comenzó para el equipo de reservas de la Escuela Secundaria Santa Margarita como novato la temporada pasada, pero jugará de manera más prominente durante su segundo año.  

Como estudiante de segundo año en la escuela secundaria, Parker todavía tiene que esperar más de cuatro años hasta que tenga la oportunidad de tener un impacto en el fútbol universitario. Eso suena como una mala noticia para los pobres jugadores de secundaria contra los que se enfrentará durante las próximas tres temporadas.