Con el Gran Premio de Hungría finalizado, comenzó el parón veraniego de un mes hasta que el calendario se reanude. Y durante ese lapso, los equipos aprovechan la denominada "Silly Season" en la que suelen anunciar los movimientos que se darán para la temporada que viene respecto a los pilotos que finalizan contrato y pueden ser renovados o no.

El retiro de Sebastian Vettel de la Fórmula 1 habilitaba un asiento en Aston Martin para 2023 y la lista de candidatos era muy extensa con pilotos de todo tipo. Finalmente, el que ocupará el lugar del cuádruple campeón del mundo es otro múltiple campeón: Fernando Alonso.

El español de 41 años deja la estructura de Renault, con la que logró sus dos títulos mundiales en 2005 y 2006 y abandona Alpine para sumarse a Aston Martin. Un movimiento que llena de incertidumbre a los fanáticos y analistas, ya que el equipo verde propiedad de Lawrence Stroll no ha terminado de despegar a pesar del dinero invertido en la escudería.

La salida de Alonso de Alpine se da en un contexto en el que "El Plan" (como se denominó al proyecto de la escudería francesa para esta temporada) simplemente no funcionó. Si bien el asturiano fue mucho mejor que Esteban Ocon en este curso, los incontables inconvenientes que tuvo el monoplaza de Alonso terminaron por alejar al español del equipo donde es una leyenda.

Aston Martin no ofrece muchas garantías tampoco. Un piloto de la talla de Vettel no pudo sacarle mucho jugo al carro de este años, aún cuando en 2021 logró dos podios (uno le fue retirado por no finalizar con el mínimo de combustible permitido), aunque el potencial del equipo sigue generando expectativa.

Ahora, con el hueco que dejó Vettel ocupado, resta saber quien será el piloto que se suma a Alpine para 2023. El principal candidato es Oscar Piastri, campeón de Fórmula 2 el año pasado y uno de los principales talentos jóvenes del momento que no pudo conseguir asiento esta temporada y cada vez presionaba más a Alpine para que le garanticen uno. Todo indica que finalmente llegó el turno del australiano para demostrar su talento.