Sin dudas los Orioles de Baltimore viven un tremendo momento, el cual nadie se esperaba para esta temporada. Se encuentran jugando por encima de .500, su récord actual iguala la mayor cantidad de victorias desde la temporada 2017 y se encuentran a 0.5 juegos de la clasificación mediante uno de los puestos del Wild Card.

A pesar de realizar algunos cambios inesperados en la fecha límite establecida, se las arreglan para ganar y competir. Uno de estos cambios fue enviar al boricua Jorge López a los Mellizos de Minnesota. López llevaba 19 salvamentos en 48.1 entradas lanzadas con un promedio de carreras limpias de 1.68.

Entonces, con López siendo canjeado a los Mellizos, los Orioles tuvieron que encontrar un nuevo cerrador, por lo que recurrieron al novato dominicano de 27 años, Félix Bautista. Por lo tanto, Bautista, como cualquier cerrador que se respete, tenía que tener una nueva entrada para cuando entre al juego y los Orioles lo han hecho por todo lo alto.

Su entrada comienza con el silbato de Omar de The Wire (ambientado en Baltimore, natch) y algunas luces intermitentes que electrifican el lugar.

Bautista es una muy buena opción ya que actualmente tiene una efectividad de 1.69 con 64 ponches en 48 entradas lanzadas y ahora ha cerrado seis juegos para los Orioles este año.

Es cierto que no se parece en nada a la entrada de Edwin Díaz, cerrador de los Mets de New York, pero es realmente buena y las reacciones han sido positivas.

So not only does Felix Bautista enter to the Omar whistle from the Wire but now THIS happens, too. 

The way Edwin Díaz and Felix Bautista’s entrances and Jacob deGrom’s warmup have gone viral are proof that baseball does not need to limit shifts or use a free runner in extra innings to be exciting or engage people. It just needs to be marketed and produced properly.