En las pistas corre a más de 300 km por hora, pero en las calles es otra cosa: prefiere no conducir.

La imagen de un campeón de automovilismo que evita tomar el volante fuera de los circuitos es difícil de asimilar, pero es exactamente eso lo que ocurre con el siete veces campeón de la Fórmula 1, Lewis Hamilton.

El piloto de  la escudería Mercedes sorprendió en una entrevista con la revista Vanity Fair al revelar aspectos poco conocidos de su vida personal.

Entre esos asuntos, Sir Hamilton aseguró que, en la medida de lo posible, opta por no conducir en las vías públicas. Y si lo hace, no se pone al frente de alguno de sus autos de alta gama que corren a gran velocidad, sino que prefiere usar uno pequeño y eléctrico.

De modo que sus Ferrari y McLaren se quedan en el garaje.

 

Cuando se desplaza por las calles, dijo Hamilton, no es un conductor veloz ni audaz, sino uno "dolorosamente sensato y cuidadoso".

El multicampeón de velocidad detalló que no solo no aprieta el acelerador, sino que prefiere ceder el paso a los automovilistas impacientes.

El británico, quien con siete títulos comparte con el alemán Michael Schumacher la marca de más campeonatos en la historia de la F1, confesó que manejar en la ciudad resulta para él estresante y por eso trata de evitarlo.

“Simplemente creo que lo encuentro estresante. Trato de no hacer cosas que no aporten a mi vida”, aseguró.

Curiosamente, la entrevista en la que Hamilton hizo esta revelación la concedió mientras manejaba por el sur de Francia, acompañado por el entrevistador. E insistió en que eso resultaba abrumador para él. "Este camino es una locura. Voy a dar la vuelta en un segundo".

Hamilton marcha sexto en la clasificación general de pilotos esta temporada, y aunque ha subido seis veces al podio, no ha ganado ninguna carrera hasta ahora.

El 31 de julio pasado, el piloto de Mercedes ocupó el segundo lugar en el Gran Premio de Hungría; una carrera en la que Mercedes colocó sus dos autos en el podio por segunda ocasión consecutiva.

El campeonato de la máxima categoría del automovilismo se encuentra en medio de un receso vacacional, establecido en el reglamento de la F1 y en el que ningún miembro de los equipos -pilotos, mecánicos, ingenieros o técnicos- puede involucrarse en alguna actividad relacionada con el campeonato.

La competenciase reiniciará el próximo 28 de agosto con el Gran Premio de Bélgica.