Es una pena que sean tantas las historias. Es lastimosamente vergonzoso que no sea lo que vivió Lauren un hecho aislado, sino algo con lo cual deben las mujeres batallar día a díalos estigmas del machismo. 

Hoy escribimos de Smith por ser el hecho más reciente hecho público. Aunque seguro es algo que desde el sábado para acá, han seguido escuchando muchas otras mujeres en broma y muy en serio.

Lauren Smithentrenadora del Bristol City, vivió un nefasto y condenable momento con un aficionado mientras presenciaba en directo el partido masculino contra el Sunderland. Lauren reveló que le dijeron que se quedara "en la cocina" mientras veía el partido que el equipo masculino jugaba contra el Sunderland el sábado.

Si eso es a ella. Una mujer exitosa y talentosa, probada y posicionada en el mundo del fútbol, ¿qué será de las que apenas se ilusionan con una carrera en este deporte?

Smith estuvo presente con sus jugadoras en Ashton Gate para ver la derrota de los Robins por 3-2 y luego publicó en Twitter el comentario que le hicieron.

Hoy he ido a apoyar al Bristol City con el equipo y me dijeron que las mujeres no deberían estar en los campos de fútbol sino en la cocina”.

El incidente se produjo menos de una semana después de la euforia de Inglaterra al ganar el Campeonato de Europa femenino tras derrotar a Alemania en la prórroga de la final en un Wembley con entradas agotadas, y Smith prometió que ella y su equipo pondrían su granito de arena para demostrarle al citado hincha que está equivocado.

A ese tipo le digo que ¡le damos la bienvenida en cualquier momento al Robins HPC (estadio del equipo femenino) para demostrar que estás muy, muy equivocado!”.

El equipo masculino del Briston City ofreció su apoyo a la entrenadora, compartiendo la publicación de Smith con la respuesta:

“Condenamos totalmente tal abuso. Este comportamiento es inaceptable y no será tolerado en Ashton Gate. Apoyamos totalmente a Lauren Smith y estamos orgullosos de nuestro equipo femenino”.

Smith regresó al club como entrenadora en jefe interina después de siete años en West Country cuando comenzó como entrenadora con el grupo de edad Sub-13 del club en 2010. En sus primeros meses a cargo, Smith ha reconstruido el equipo con 11 nuevos fichajes luego de que firmara un acuerdo en 2021 que se extenderá hasta el final de la campaña 2023/24, lo que permite la estabilidad necesaria para implementar la visión a largo plazo del programa femenino.

Pero no siempre las mujeres atacadas por el machismo en el fútbol han podido plantar la cara. Tenemos el caso de Odile Ahouanwanou. El fútbol era su gran pasión, pero una sociedad machista con falta de interés y de inversión en su país, Benín, mató el que fue su sueño desde niña.

Ahouanwanou era la capitana de su equipo siendo una adolescente y llegó a jugar con la selección nacional de su país, pero acabó frustrada y abandonó el fútbol para buscarse la vida en el atletismo. “Practicaba atletismo en la escuela primaria y secundaria; y a menudo les ganaba a todos, chicos incluidos, pero no podía verme a mí misma en ese deporte: todo se trataba de fútbol, siempre jugaba.. pero el fútbol femenino no fue lo que esperaba en mi país. Hasta que un día en 2007, me convertí en campeona nacional de Benín en salto de altura y todo cambió”.

Ahí nació una nueva ilusión en ella, que le costó sacrificar el gran sueño del fútbol en su vida. Fue una ilusión que llegó tras una gran frustración.

Animo a todas las niñas. De verdad, si quieren hacer algo... tienen que esforzarse. Trabajar el lado psicológico, moral, estar preparadas mentalmente... A mí me han lastimado muchas, muchas, muchas veces. Por eso varias veces quise parar, pero lo que me hizo fuerte también es mi sueño, que la gente sepa de mi país donde quiera que vaya. Las mujeres tenemos una gran capacidad. A menudo se dice que el lugar de una mujer está en la cocina. No, las mujeres pueden hacer cualquier cosa que hagan los hombres. Y afortunadamente, los hombres también están empezando a entender eso. Deben dejar que las mujeres florezcan”.

Y sí, hombres y mujeres, se puede echar raíces y florecer en el suelo que querramos. Con el fertilizante de la disciplina, abonado del talento y persistencia; de riego mucha pasión. En la cocina y el deporte, en todos los lugares nos plazca. Y sobretodo si eres mujer, que suelen ser mucho más comprometidas en la vida. No permitan la toxicidad del machismo las deje marchitas en sus aspiraciones.