03 agosto 2022

¿Por qué la visita de Nancy Pelosi a Taiwan genera alerta mundial?

A sus 82 años, la visita de Nancy Pelosi a Taiwan protagoniza una escalada geopolítica entre China y EEUU. Y todos se preguntan: ¿por qué?

La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU llegó a Taiwán este martes como parte de su gira por Asia, un viaje que habían confirmado antes un alto funcionario del gobierno taiwanés y un funcionario de Estados Unidos. El viaje no aparecía en el itinerario público de Pelosi, y ocurre justo en un momento en que las relaciones entre EEUU y China están en un punto bajo.

Es la primera vez en 25 años que un presidente de la Cámara de Representantes de EEUU visita Taiwán, una isla autogobernada que es considerada una «provincia rebelde» por la República Popular China. El republicano Newt Gingrich fue el último en hacerlo, en 1997.

Ahora, la visita de Nancy Pelosi a Taiwan alimenta las tensiones entre EEUU y China. Ya el pasado jueves, una larga llamada telefónica entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y el líder chino, Xi Jinping, calentaba el escenario. Xi advirtió a Estados Unidos que no «jugara con fuego» en el tema de Taiwán, aunque ninguna de las partes confirmó si se discutieron los planes de Pelosi.

Edificios en Taipei, capital de Taiwan, con mensajes de bienvenida para Nancy Pelosi

Hoy, tras hacerse pública la visita, China anunció una serie de maniobras en torno a Taiwan, incluidos ejercicios con fuego real. En EEUU, funcionarios estadounidenses están preocupados de que la visita desencadene la peor crisis bilateral en décadas.

¿POR QUÉ LE MOLESTA A CHINA LA VISITA DE NANCY PELOSI?

Manifestantes de Taiwan celebraron la visita de Nancy Pelosi

El gobernante Partido Comunista de China reclama la democracia autogobernada de Taiwán como su propio territorio, a pesar de que nunca lo ha gobernado. Y nunca ha descartado el uso de la fuerza para «reunificar» la isla con China continental.

Durante décadas, China busca aislar a Taiwan del escenario mundial. Desde socavar a sus aliados diplomáticos hasta impedir que se una a organizaciones internacionales. La nación gobernada por Xi se opone enérgicamente a cualquier medida que parezca dar a Taiwán un sentido de legitimidad internacional. Y a los ojos de Beijing, las visitas de alto perfil al extranjero de funcionarios taiwaneses, o las visitas de funcionarios extranjeros a Taiwán, hacen eso, precisamente.

La estatura política de Nancy Pelosi hace que su visita a Beijing sea aún más provocativa. Pelosi es la tercera funcionaria pública en la línea de sucesión después del presidente y el vicepresidente de EEUU. Además, es del mismo partido del actual presidente Joe Biden, cosa que los chinos interpretan como una decisión con respaldo partidista.

Adicionalmente, Pelosi es una antigua crítica del Partido Comunista Chino. Ha denunciado el historial de derechos humanos de Beijing. Se ha reunido con disidentes a favor de la democracia y con el Dalai Lama, el líder espiritual tibetano exiliado que sigue siendo una piedra en el zapato del gobierno chino.

Nancy Pelosi ha mantenido una estrecha relación en el Dalai Lama, figura clave de la disidencia contra China

¿POR QUÉ EL VIAJE DE PELOSI ALIMENTA LAS TENSIONES ENTRE EEUU Y CHINA?

China advirtió que el viaje de Pelosi tendrá “un impacto negativo severo en los cimientos políticos de las relaciones entre China y Estados Unidos”.

Estados Unidos cambió formalmente el reconocimiento diplomático de Taiwan a China en 1979. Pero durante mucho tiempo ha transitado por un delicado camino intermedio. Washington reconoce a la República Popular China como el único gobierno legítimo de China, pero mantiene estrechos vínculos no oficiales con Taiwán.

Estados Unidos también proporciona a Taiwán armamento defensivo según los términos de la Ley de Relaciones con Taiwán, que tiene décadas de antigüedad, pero sigue siendo deliberadamente vago sobre si defendería a Taiwán en caso de una invasión china, una política conocida como «ambigüedad estratégica».

El giro autoritario de China bajo el liderazgo de Xi y la caída en picado de las relaciones con Washington han acercado a Taiwán a la órbita de Estados Unidos. Esto enfurece a China, que acusa a Washington de «jugar la carta de Taiwán» para contener el ascenso de China.

Tanques chinos avanzan en Fujian Beaches, cerca de Taiwán

EE.UU., por su parte, ha intensificado su compromiso con Taiwán, aprobando la venta de armas y enviando delegaciones a la isla.

Desde que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó la Ley de Viajes de Taiwán en marzo de 2018, funcionarios y legisladores estadounidenses se han embarcado en más de 20 viajes a la isla.